Melonares cumple su primera fase de llenado

  • El pantano acumula siete hectómetros cúbicos tras las lluvias de los últimos dos días

Comentarios 3

Las lluvias de los últimos tres días, sumadas a las escorrentías y al propio cauce del río Viar ha permitido que el pantano de Melonares haya cumplido con su primera fase en el proceso que debe culminar en su llenado y su puesta en funcionamiento, aunque no exista una fecha concreta para esta circunstancia puesto que depende de la frecuencia y la intensidad de las lluvias de los próximos meses, que las previsiones apuntan a que serán escasas.

El último pantano que se incorporará al sistema de abastecimiento de Sevilla incluso ha tenido que abrir sus desagües de fondo para aliviar agua, aunque resulte paradójico que un pantano vacío devuelva agua al río en una situación de sequía. La explicación a este hecho está precisamente en este plan de llenado elaborado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), dado que el pantano no puede llenarse sin interrupción y sin comprobar antes unas medidas de seguridad que confirmen que la obra está bien realizada.

Gracias a las lluvias de los últimos días, el pantano de Melonares ha logrado embalsar unos siete hectómetros cúbicos de agua, que han marcado el límite de esta primera fase del plan de llenado. A partir de ese momento, los responsables técnicos de la Confederación han tenido que abrir los desagües para permitir que el nivel del agua se mantenga en esos siete hectómetros cúbicos. A partir de ahora, los técnicos de la Confederación realizarán una serie de pruebas técnicas para comprobar la situación de la presa, antes de continuar con el proceso de llenado.

Este plan consta de varias fases y ya acumula varios meses de retraso, puesto que la intención de la CHG era que esta primera fase se hubiera completado con las lluvias de invierno para que el pantano pudiera entrar en servicio a comienzos del próximo año. Sin embargo, la ausencia casi total de lluvias durante los últimos meses puede desplazar esta previsión a finales de 2009 o incluso 2010, teniendo en cuenta la época de verano y la posibilidad de que se mantenga el periodo de sequía de los últimos años. En cualquier caso, el pantano de Melonares no es por el momento una urgencia puesto que el resto de embalses que abastecen a la ciudad están al 80% y garantizan el consumo de los próximos tres años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios