Memoria de la Monumental (II)

  • PRÓXIMA ENTREGA Miércoles, 12 de noviembre.

Comentarios 1

EN 1918 se inauguró la plaza de toros Monumental de Sevilla, localizada en la mediación de la actual Avenida de Eduardo Dato, por entonces rotulada Monte Rey, en la acera de los impares, frente a la Huerta del Rey. En la periferia del barrio de San Bernardo. Este acontecimiento tuvo doble trascendencia, como obra arquitectónica singular y por romper el monopolio del coso de la Real Maestranza e imponer una competencia basada en los precios. El mentor de la nueva plaza fue José Gómez Gallito. Durante la construcción del nuevo coso surgieron problemas con las pruebas de seguridad, que retrasaron la inauguración varios meses. Y esta circunstancia provocó fuertes polémicas por considerar los seguidores de Joselito que se habían extremado las pruebas de seguridad más allá de lo razonable, por influencias maestrantes.

La plaza Monumental de Sevilla, construida en estilo neoclásico por los arquitectos José Espiau y Muñoz y Francisco Urcola Lazcanotegui, entre 1915 y 1918, tenía una capacidad de 23.055 espectadores, cerca del doble que la Real Maestranza. Esta capacidad estaba distribuida del siguiente modo: sombra alta, 1.882 localidades; sombra baja, 3.801; sol y sombra alta, 1.549; sol y sombra baja, 2.027; sol alto, 2.884; sol bajo, 3.851; andanadas de sombra, 3.538; y andanadas de sol, 7.523. Este número de espectadores posibles permitió ofrecer unos precios cercanos a la mitad de los que costaba ver un festejo en la Real Maestranza. El empresario fue José Julio Lissén, íntimo amigo de Joselito. La plaza era muy atractiva y cómoda para los espectadores, con asientos amplios y vomitorios que permitían el rápido desalojo de los tendidos.

La corrida inaugural fue el 6 de junio de 1918, actuando Joselito, Curro Posada y Fortuna, que lidiaron reses de Juan Contreras, mansas, hasta el punto de deslucir el festejo. La plaza registró un lleno casi total, con cerca de veinte mil espectadores y fue un acontecimiento nacional en el mundillo del toreo. Joselito cortó aquel día la primera oreja concedida en la plaza Monumental, al toro que abrió plaza, "de nombre Vallehermoso, número 48, negro zaíno, terciado, abierto de cuerna y silleto. El animal tomó cuatro varas de Camero y Carriles, proporcionando tres caídas y dejó un caballo para el arrastre" [G.H.V., Abc, 9 junio 1968].

Ofrecemos una vista aérea del barrio de San Bernardo procedente del archivo de Mario Mirman, posiblemente del fotoperiodista Cecilio Sánchez del Pando (Fototeca Municipal de Sevilla). Puede verse la situación de la plaza de toros Monumental, junto a la actual Avenida de Eduardo Dato, aún sin paso elevado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios