Mercasevilla readmite a Ponce, que niega cualquier connivencia con el Ayuntamiento

  • El despido del ex directivo ha sido declarado improcedente por un juzgado sevillano.

Comentarios 1

El ex director adjunto de Mercasevilla Daniel Ponce, que va a ser readmitido tras ganar su sentencia de despido, ha negado hoy "cualquier tipo de connivencia" con el Ayuntamiento "antes, durante o después del despido".

En un comunicado remitido a Efe, el abogado del ex directivo, Simón Fernández Rebollo, niega las acusaciones del PP de que el Ayuntamiento envió una carta de despido con "todas las facilidades para defenderse" con objeto de evitar que Ponce abriera "la caja de los truenos".

Mercasevilla ha decidido hoy readmitir a su ex directivo, que está imputado por la presunta petición de una comisión de 450.000 euros al Grupo La Raza como condición para ser adjudicatario de la Escuela de Hostelería del mercado central sevillano.

El juez declaró improcedente su despido y la empresa debía readmitirle o indemnizarle en 239.585 euros, por lo que ha optado por la primera de las opciones, ha dicho a Efe su abogado.

Fernández Rebollo dice que los comentarios del PP sobre el asunto son "opiniones políticas claramente interesadas" y añade que "negamos rotundamente cualquier tipo de connivencia de la empresa y el Ayuntamiento de Sevilla con el señor Ponce" pues "ni antes, ni durante, ni después del despido han mantenido contacto o acercamiento con este letrado o su cliente".

El abogado señala que, a su entender, la decisión de la empresa de despedirlo "obedeció a un criterio de imagen y oportunidad política" y que, "como destaca la propia sentencia, los hechos imputados a Daniel Ponce ni son ciertos ni son causa de despido".

Afirma la nota que, en contra de lo que algunos medios publican, la sentencia del juzgado de lo Social 11 "no se limita a proclamar la prescripción de los hechos" en relación a la fecha de petición de la presunta comisión y el despido, producido nueve meses después, en noviembre de 2009.

Según el abogado de Ponce, la sentencia "analiza el fondo y esencia" de los hechos imputados y "llega a la conclusión de que unos no están probados, otros no son ciertos y otros ni siquiera constituyen causa de despido".

Por ello, "la decisión que ahora adopta la empresa no es sino un reconocimiento de su error inicial", sostiene. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios