Sevilla

Un Metro sólo circula bajo tierra

  • Salvo Valencia, todas las grandes capitales españolas como Madrid, Barcelona y Bilbao disponen en su gran mayoría de ferrocarriles metropolitanos con trazado subterráneo · La eficacia prima sobre el coste

Comentarios 15

Tres capitales españolas con Metro (Madrid, Barcelona y Bilbao) apuestan claramente por un transporte bajo tierra en su mayoría, a excepción de Valencia, donde predominan los trayectos en superficie. En Barcelona, el 98,8% del trazado de las líneas es subterráneo, una cifra que baja al 92,7% en el caso de Madrid y que alcanza algo más de la mitad de la proporción en Bilbao. Valencia se lleva la cifra más baja: sólo el 16,3% de la red está soterrada.

En Sevilla, la primera línea en construcción, de 18 kilómetros, también sigue la tendencia de Bilbao, pero habrá que ver lo que sucederá con las tres restantes (2, 3 y 4) cuyos proyectos se están redactando por encargo de la Junta. Todo dependerá de la inversión presupuestaria que quiera gastar el nuevo Gobierno andaluz de Manuel Chaves y de la fuerza con que el Ayuntamiento de Sevilla gobernado por Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE-IU) defienda lo que los ciudadanos consideran "el interés de la ciudad".

Según los datos recabados por este periódico, en cifras numéricas Madrid supera al resto, ya que en su red de Metro de 13 líneas, que abarca 306 kilómetros de longitud, se han construido 284 kilómetros soterrados. Toda una marca de récord por la que Madrid presume de estar entre los primeros metros del mundo, sólo por detrás de Nueva York y Moscú. Todas las líneas madrileñas de Metro pesado tienen un trazado en túnel profundo, buena parte de los cuales se ejecutaron en el cuatrienio 2003-2007 con varias tuneladoras a la vez. El recorrido en superficie se reduce a 22,3 kilómetros correspondientes a las tres líneas de metro ligero, obras más recientes.

En el caso de Barcelona, la red de Metro de seis líneas es de 86,6 kilómetros, casi cuatro veces menor en longitud a la madrileña, pero con más tramos subterráneos: 85,6 kilómetros bajo tierra y sólo un kilómetro en el nivel superficial. Ninguna de las dos capitales han dejado de ampliar su red metropolitana a lo largo de los años.

En Bilbao, la sociedad del Metro no ofrece detalles por kilómetros, sino por estaciones: 20 subterráneas y 16 en superficie en un trazado de 38 kilómetros de red de Metro bilbaíno.

El balance más opuesto se lo lleva Valencia, con un Metro de 146,7 kilómetros de los que sólo 24 kilómetros son soterrados, lo que significa que 122 están ejecutados en superficie. Gran parte de las líneas valencianas, gestionadas por Ferrocarriles de la Generalitat, fueron en origen ferroviarias.

En Sevilla, de los 9,8 kilómetros bajo tierra (54,23%), un tercio lo constituyen los tres kilómetros de los antiguos túneles del Metro, que han sido recuperados y readaptados para sacarlos del abandono en que estaban sumidos desde que en 1986 el PSOE decidió cerrarlos. Así pues, los túneles de nueva construcción que realmente incorpora la primera línea del Metro de Sevilla son 6,8 kilómetros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios