Miguel Carcaño recibe visitas de la madre de su ex novia de Camas

  • Al presunto asesino de Marta del Castillo, que está encarcelado en la prisión de Morón desde febrero, le llegan con frecuencia cartas de supuestas admiradoras

Comentarios 17

Miguel Carcaño Delgado, el presunto asesino de Marta del Castillo, ha recibido en la prisión de Morón de la Frontera varias visitas de la madre de Rocío, su ex novia de Camas y con la que convivía hasta su detención.

En los últimos meses, Soledad Gómez, la madre de Rocío, ha acudido en varias ocasiones al centro penitenciario de Morón de la Frontera para visitar a Miguel Carcaño.La comunicación con el interno fue solicitada por la propia Soledad, que pidió oficialmente ver al joven para conocer cómo se encontraba y el presunto asesino aceptó las visitas, dado que éstas tienen que ser aprobadas por el interno.

En los cinco meses que Carcaño lleva en la cárcel, tras ser detenido a mediados de febrero, sólo ha recibido las visitas de su abogada, Paloma Pérez Sendino, y de la madre de su ex novia, pero no de su hermano, Javier Delgado, a pesar de que éste se encuentra en libertad desde el pasado 20 de mayo.

Soledad Gómez apareció con su hija, menor de edad, en un programa de televisión, lo que llevó a la Fiscalía de Sevilla a presentar una demanda civil en la que reclama una indemnización de 100.000 euros para la niña al entender que su aparición en televisión supuso una intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad y a la imagen de la niña.

Poco tiempo después de aquella intervención televisiva, donde la menor negó que conociera lo que había ocurrido, compareció para declarar de nuevo ante la Policía, a la que relató que Miguel le había confesado la autoría del crimen el 25 de enero, un día después del asesinato de Marta.

En la cárcel de Morón, Miguel Carcaño sigue recibiendo además cartas de supuestas admiradoras que le dan ánimos y les mandan fotografías suyas. Se trata de personas que el presunto asesino no conoce y que le escriben desde distintos puntos de la geografía nacional. Algunas de esas misivas instan al joven a que reconozca únicamente los hechos que él ha cometido y no asuma responsabilidades por la participación de los otros implicados.

El presunto asesino de Marta puede recibir estas cartas porque ni Instituciones Penitenciarias ni el juzgado que investiga el caso mantienen ninguna intervención sobre sus comunicaciones postales. Durante el primer mes que estuvo en prisión, el juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla decretó la intervención de su correspondencia y de las comunicaciones telefónicas, con el objetivo de tratar de averiguar el paradero del cuerpo de Marta del Castillo, que sigue sin aparecer seis meses después de su desaparición.

En la cárcel, Miguel Carcaño está sometido al Protocolo de Prevención de Suicidios(PPS), que se le aplicó nada más ingresar porque reunía todos los requisitos para que fuera sometido a una estrecha vigilancia. Este protocolo, que pretende evitar la autolisis del reo, se aplica a delincuentes primarios que hayan cometidos delitos de especial gravedad, sobre todo de sangre y sexuales.

En la práctica, el sistema implica que durante las 24 horas del día, Carcaño está acompañado por un interno de confianza. Además, por motivos de seguridad, el joven no puede salir a las zonas comunes del centro penitenciario cuando en las mismas están el resto de presos comunes.

La vigilancia de estos reclusos no evitó, en cambio, que el principal implicado en la muerte y violación de Marta protagonizara un intento de suicidio el 26 de marzo, cuando quiso colgarse utilizando para ello el cordón de un chándal. En aquella ocasión, Carcaño dejó escrita una carta, a modo de última voluntad, en la que ratificaba la última versión del crimen que ofreció ante el juez, en la que atribuyó la muerte al menor que está internado en un centro.

A raíz de ese intento de suicidio, su abogada defensora solicitó que Miguel fuese examinado por los forenses judiciales para determinar si padece algún tipo de enfermedad mental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios