Monteseirín se incorpora como docente al Instituto Carlos III de Madrid

  • El ex alcalde mantiene su puesto en el SAS pero se traslada a la capital para coordinar un proyecto de salud pública local

Comentarios 36

Seis meses después de salir de su despacho de la Plaza Nueva, el ex alcalde socialista Alfredo Sánchez Monteseirín se ha incorporado oficialmente como docente al Instituto de Salud Carlos III, un prestigioso organismo público de investigación y de apoyo científico de carácter nacional. En concreto, Monteseirín ha sido adscrito al departamento de internacional de la Escuela Nacional de Sanidad y se convierte así en el investigador principal que desarrollará el proyecto de investigación y docencia de salud pública local denominado Salud en todas las políticas.

Hasta finales de 2012 -aunque su situación laboral es renovable anualmente- el ex alcalde estará de lunes a viernes en Madrid en virtud de un convenio firmado entre el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Junta de Andalucía. Dado que se trata de un acuerdo de colabaoración, Monteseirín se incorpora al instituto nacional como "funcionario experto" del Servicio Andaluz de Salud (SAS), que sigue haciéndose cargo de sus retribuciones y mantiene su plaza, aunque el espacio físico, los recursos instrumentales y la tecnología necesaria para el desempeño de su nueva función es aportada por el Carlos III.

Tras dejar la Alcaldía, Monteseirín solicitó a mediados de junio su reingreso en el cuerpo de inspectores médicos del SAS para volver así a su trabajo anterior a la política, al igual que hicieron en su día otros alcaldes. Hasta entonces había disfrutado de una excedencia por desempeño de cargo público, un estatus que fue renovado a la finalización de cada mandato. Y un mes después el ex alcalde ya tenía asignado su puesto en la Junta de Andalucía, con categoría de inspector médico. Las primeras semanas las dedicó a ponerse al día y actualizar sus conocimientos para poder desarrollar la tarea que se le ha encomendado ahora a través del citado convenio.

En concreto y explicándolo de manera resumida, el nuevo trabajo del anterior alcalde consistirá en actualizar el Plan Local de Salud y fomentar su implantación, así como la formación de los profesionales involucrados en la planificación y gestión de estos planes, ofreciendo asesoramiento y divulgando avances en este campo. El Plan Local de Salud es una herramienta con la que trabajan algunas autonomías y que pretende crear un marco en el que los ayuntamientos, como representantes directos de los ciudadanos, lideren y coordinen actuaciones encaminadas a mejorar la salud de la población en el municipio. Todo bajo al premisa de que los ciudadanos demandan una asistencia sanitaria de calidad, pero también entornos sociales más saludables, que se les garantice una seguridad de los alimentos, del aire que respiran y la potabilidad del agua que consumen.

Monteseirín se muestra satisfecho, personal y profesionalmente, con su nuevo destino laboral que le permitirá también aplicar la experiencia adquirida durante sus doce años al frente del Ayuntamiento de Sevilla, todo un máster en política municipal del que puede aportar algunos trofeos y también algunas heridas. Durante el último mandato, el socialista lideró políticas para conseguir una movilidad más sostenible, fomentando las peatonalizaciones o los carriles bici, y por extensión una mejora de la calidad del aire, por ejemplo.

La Escuela Nacional de Sanidad es la institución más antigua dedicada a la formación de profesionales de la salud pública en España, pues de fundó en 1924. Su actividad docente se articula en torno a una gran variedad de másteres y diplomaturas y también formación continua. Algunos de los cursos se desarrollan en colaboración con las universidades y diversas comunidades autónomas. Además, también ofrece un programa de actividades a distancia en colaboración con la UNED.

El mes de vacaciones de verano ya lo empleó Monteseirín en coordinar junto con los compañeros de su partido el programa en materia de salud de Alfredo Pérez Rubalcaba, una tarea que quizás le sirvió de entrenamiento para el proyecto que desempeñará en los próximos meses. Pero, además, este nuevo destino permitirá al ex edil tomar cierta distancia con Sevilla, una ciudad que disfruta ahora como ciudadano. Y, en cierta forma, desintoxicarse en el buen sentido y curarse el vértigo que debe producir saltar al vacío después de tres mandatos seguidos en la Alcaldía. Hasta ahora, ha evitado pronunciarse en asuntos relacionados con la gestión de la ciudad.

Una vez que Monteseirín confirmó que no optaría a su reelección, se difundió su deseo ser embajador, en concreto, de la Santa Sede -relevando al ex alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez-, aunque posteriormente se especuló con la posibilidad de que fuese la de Turquía. Antes se le atribuyeron aspiraciones de eurodiputado y posteriormente de diputado nacional y senador. Pero ningún cargo político cuajó, tampoco otros destinos que se apuntaron como un puesto directivo en Agesa, en una sociedad financiera vinculada a una caja de ahorros y hasta en el ente nacional que se propuso crear para gestionar las competencias del río Guadalquivir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios