L Recuperación del legado de la Expo

Naturalia XXI acude a Europa para crear el Museo de la Ciencia en el Pabellón del Futuro

  • La asociación presentará en primavera el proyecto en Bruselas para tratar de obtener fondos de la iniciativa LIFE · La actuación no sólo incluye la recuperación del pabellón, sino también la creación de exposiciones que salgan fuera

Comentarios 6

La vuelta del Pabellón del Futuro a manos de la empresa estatal Agesa después de la resolución del contrato con el parque temático Isla Mágica, que gestionaba la instalación, devuelve a la mesa el debate sobre el uso de uno de los pabellones más valorados por los ciudadanos durante la pasada Exposición Universal de 1992 y, al mismo tiempo, más infrautilizado, sólo con algún acto esporádico y casi privado. De nuevo salen a la luz los diferentes proyectos que existen de varios colectivos para reutilizar esta inmueble, aunque uno de ellos parece tener algo de ventaja.

La asociación Naturalia XXI -desde ayer fundación en la que participan Ayuntamiento, Junta y Universidad, entre otros- tiene intención de acudir a la Unión Europea para buscar la financiación necesaria para que este pabellón se convierta en el futuro Museo de la Ciencia de la ciudad de Sevilla. Los responsables de esta asociación -un grupo de expertos y universitarios de la ciudad- están ya elaborando los primeros documentos para la solicitud de un proyecto LIFE Plus, uno de los programas que la Unión Europea utiliza para financiar proyectos relacionados con el medio ambiente y con la biodiversidad, como es este caso.

En principio, la asociación ha contado con la colaboración directa de la Consejería de Medio ambiente, que está ayudando en la elaboración de la solicitud -especialmente complicada puesto que Europa exige hasta el más mínimo detalle de la actuación-, y con el Consistorio hispalense, que aprobó en Pleno a finales de los 90 una declaración en la que se instaba a recuperar el pabellón con este proyecto; que presentó la iniciativa en el Ayuntamiento en el año 2003; y cuyo alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, lleva en su programa electoral de los últimos comicios la creación del Museo de la Ciencia de Sevilla.

El proyecto de museo será presentado a Bruselas en la convocatoria que se abrirá la próxima primavera, de forma que a finales de año ya se conozca si la actuación contará con la financiación europea. En principio, el programa LIFE puede aportar entre un 50 y un 70 por ciento del coste total del proyecto y, además, implica la obligación iniciar su ejecución antes de que finalice la vigencia del programa en 2013. Toda una garantía para una iniciativa que lleva parada prácticamente una década.

Por el momento no existe una valoración económica sobre el coste del proyecto, aunque ya a finales de los años 90 se hablaba de una cifra cercana a los 30 millones de euros que ahora habrá que aumentar. Con la mitad de este dinero -como mínimo- aportado por las arcas de la Unión, el resto "podría llegar de mano de los miembros de la Fundación -donde están las principales administraciones y otras entidades como la Universidad o Cartuja 93- o incluso de entidades privadas que quieran colaborar con el proyecto", explicó Benito Caetano, uno de los miembros fundadores de Naturalia XXI.

El diseño que se plantea para el pabellón es muy similar al que ya se presentó en el año 2003 en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla. El nuevo espacio se llamará, en principio, Complejo Museístico de la Biodiversidad y tratará de explicar, a través de sus contenidos, el funcionamiento de la biodiversidad de la zona sur de España y el Norte de África "y cómo el hombre ha intervenido sobre esa biodiversidad y las medidas que se han tomado posteriormente para evitar este impacto". Para ello, se plantea la utilización de todo el Pabellón del Futuro para la creación de diversos espacios como el Museo de la Biodiversidad, el Museo de la Naturaleza o el Museo del Río.

Naturalia XXI no quiere que su proyecto quede exclusivamente en una iniciativa expositiva. Por ello, incluye también la propuesta de promover proyectos de investigación relacionados con el medio ambiente de la región y la creación de contenidos expositivos que puedan ser exportados y sean mostrados en otros puntos de la geografía nacional. En este sentido, Benito Caetano adelanta que el proyecto que se presentará a LIFE en unos meses ya incluye la producción de dos exposiciones, una que se quedará inicialmente en el pabellón y otra que saldrá fuera, "aunque posteriormente pueden alternarse y aumentar con otras producciones".

El plan para crear un Museo de la Ciencia en el Pabellón del Futuro se elaboró a finales de la década de los noventa aunque no fue la única utilidad con la que se intentó dotar a un edificio que fue uno de los grandes atractivos de la Exposición Universal. Durante el mandato de Soledad Becerril, en el Ayuntamiento de Sevilla se habló de la posibilidad de que el pabellón fuera adaptado para su utilización por parte de la Universidad de Sevilla. Sin embargo, el alto coste que supondría la intervención -mayor incluso que derribar el edificio y construir uno mejor adaptado a las necesidades de la Universidad- hizo que se desechara idea.

Posteriormente, durante el tiempo que Isla Mágica ha tenido la titularidad del pabellón, el uso ha quedado restringido a actos muy puntuales y en la mayoría de los casos estrictamente privados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios