Preparación para las fiestas navideñas Comienzan las restricciones en los accesos al centro

Ya es Navidad en Sierpes y Tetuán

  • Una multitud abarrota las calles ante el reclamo de adornos, espectáculos y escaparates · La Policía Local comienza ya a restringir el acceso de coches al casco histórico tres días antes del plan especial de tráfico

Comentarios 1

Aún quedan nueve días para la Navidad, pero el ambiente de esta festividad ya se vive plenamente en las calles del casco histórico, donde pasear se convirtió ayer en toda una hazaña. Las luces multicolores, los espectáculos callejeros, los belenes y los escaparates combaten por seducir las miradas de los consumidores.

La multitud obliga a caminar a paso lento por Tetuán y Sierpes. Muchos padres con niños pequeños y carritos con bebés se congregan en torno a los artistas callejeros, músicos, payasos y esculturas vivientes. Y en cada esquina, un puesto de castañas o de algodón dulce. Ni la subida del IPC logra frenar el elevado consumo de estos días. Las colas ya comienzan a formarse ante las cajas registradoras, pero la multitud permanece en la calle y simplemente pasea. Las tiendas aún no están colapsadas. Para la mayoría es tiempo de mirar y comparar precios. Sólo aquéllos que recelan de las colas ya han comprado los regalos de Reyes.

A ambos lados de la calle Tetuán, los comerciantes peruanos reclaman la atención de los potenciales compradores con pasminas de todos los colores, calcetines y bisutería. La multitud obliga a reducir el paso. Por momentos es casi imposible avanzar. Y una vez en la Plaza Nueva, más espectáculos callejeros: los villancicos se mezclan con música étnica. Y en torno a la escultura de San Fernando, los puestos de artesanía muestran artículos originales de piel, cerámica, papel o seda. Más propuestas para comprar y regalar. Es la primera Navidad con Metrocentro y una Avenida peatonal. Y se nota. Son muchas las familias que ayer por la tarde optaron por pasear por la Constitución. De la artesanía más alternativa en la Plaza Nueva al mercado de belenes de San Francisco. Cada esquina en el centro es un reclamo navideño. Y en Sierpes, otra multitud.

Ante la previsible saturación del tráfico en los accesos al centro, varias patrullas de la Policía Local comenzaron ayer a ensayar el plan especial de Navidad que se activará el próximo martes y restringirá la entrada de vehículos en puntos estratégicos.

Dos agentes apostados en la calle Reyes Católicos explicaban ayer por la tarde que en estos días previos al plan especial se llevan a cabo las restricciones a los vehículos privados en función de la acumulación de coches en los aparcamientos públicos y en las vías de acceso para evitar los colapsos. A partir del martes sólo podrán acceder al centro los residentes, transporte público y carga y descarga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios