Sevilla

Nazarenos de norte a sur

  • Las hermandades de Pino Montano y la Misión realizaron su salida por primera vez con nazarenos · Viernes de Dolores con mucho público en la calle deseoso de ver las primeras procesiones de víspera

Comentarios 2

El Viernes de Dolores de 2008 pasará a la historia de las hermandades de Pino Montano y la Misión por ser la primera vez que realizaban estación de penitencia con nazarenos, norte y sur de la ciudad. El bochorno del día no fue impedimento para que todo el barrio de Pino Montano esperara con impaciencia a las puertas de la parroquia de San Isidro Labrador la salida de la cofradía.

El cardenal y el alcalde tampoco quisieron perderse este momento. Monseñor Amigo tuvo el detalle de regalar a la corporación la primera medalla conmemorativa realizada con motivo del 25 aniversario de su llegada a la archidiócesis. Antes de abrir las puertas, el prelado dirigía unas palabras a los 300 nazarenos que estrenaban la túnica: "Sois una hermandad que en poco tiempo habéis conseguido que se hable de vosotros por la gran unión que tenéis con la parroquia y el servicio que prestáis a los más necesitados del barrio". Los vecinos abarrotaban los balcones a la salida del misterio. "¡Viva Jesús de Nazaret y la Reina del Amor"!, se escuchaba debajo del paso, a lo que todo el público respondía con el consiguiente "¡Viva!". Varas de mando para el cardenal y el alcalde. La Hermandad de la Macarena, madrina de Pino Montano, tampoco quiso perderse la salida. Una nutrida representación de nazarenos de la cofradía de la Madrugá se colocaba delante del paso del paso de misterio de esta cofradía.

Los vecinos del barrio, volcados en todo momento con su hermandad, arroparon a los pasos duranre todo el recorrido .

En Heliópolis a la misma hora se producía el otro gran estreno de la jornada. Casi 300 nazarenos precedían al Cristo de la Misión. Muy elegantes las túnicas blancas con antifaz y escapulario azul. Sobriedad y clasicismo en un cortejo en el que no faltó el preste ni cuatro penitentes detrás del paso. Sones clásicos de la banda de las Cigarreras, que también era novedad en Heliopolis.

También se vieron en la tarde de ayer nazarenos en otros barrios de la ciudad. En Palmete, el Nazareno de la Salud y Clemencia y la Virgen de la Divina Gracia hacían por primera vez estación a la vecina parroquia del Cerro del Águila. Dos barrios hermanados. En Bellavista, la Virgen del Dulce Nombre estrenaba saya y manto de salida. En Triana la Agrupación de Pasión y Muerte realizaba su salida pensando en el año 2009, cuando estrenarán el nuevo paso para el Crucificado y la Virgen del Desconsuelo saldrá por primera vez bajo palio. Tintes sobrios en una corporación a la que Palacio le ha pedido las reglas para el año 2009.

Mientras, en el centro de la ciudad se fueron sucediendo los acontecimientos a lo largo de todo el día. En la parroquia de la Magdalena, un grupo de alumnos del I.E.S. Virgen de la Cabeza de la localidad de Marmolejo (Jaén), hacían cola para el besamano y besapié de la Quinta Angustia.En la vecina capilla de Montserrat se colgaban los faroles para que nada falte el próximo Viernes Santo.

Ir y venir de personas que hacían las últimas compras de cara al Domingo de Ramos. Visitas a las iglesias en las que ya se podían contemplar los pasos montados a falta de las flores. Últimos retoques a los palcos y tribunas de la carrera oficial. Cartel de "no hay billetes" en la Anunciación para la función de la Virgen del Valle que presidía el cardenal.

En el barrio de San Vicente, el besamano de la Virgen de los Dolores de las Penas y el besapié del Cristo de la Vera-Cruz concentraban toda la atención. Mucho público entre Cardenal Cisneros y la calle Jesús.

En la Capilla del Dulce Nombre de Jesús, muchos cofrades contemplaban el nuevo paso que el crucificado estrenará el Lunes Santo. Madera de caoba de Cuba con más de 90 años de antigüedad para una hermandad fundada en el siglo XV. "Parece de chocolate, mamá", comentaba un niño pequeño.

En San Lorenzo, besamano a la Virgen de la Soledad. Los pasos de la Hermandad del Dulce Nombre reciben al visitante. Palmas en el altar en espera de la misa del domingo. En la plaza, un reguero incesante de personas dirigían sus pasos a la Basílica del Gran Poder, donde a las doce de la noche el Señor bajó del altar para recibir los besos de sus fieles el Domingo de Ramos.

Vía Crucis por la tarde. Desde el Santo Ángel salía, sobre los hombros de las mujeres, el Cristo de los Desamparados de Martínez Montañés. Pocas personas en un cortejo en el que el crucificado aparecía majestuoso tras la restauración a la que ha sido sometido en el Instituto Andaluz de Patrimonio (IAPH).

Estreno de jornada penitencial en el Sagrario, dónde el Cristo de la Corona salía para recorrer las calles de Santa Cruz y el Arenal, con entrada inédita en el Palacio Arzobispal. A las 12 de la noche, la Virgen del Valle bajaba de su altar de septenario para ser entronizada en su paso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios