Sevilla ayer y hoy

Nombres que faltan en el callejero

  • PRÓXIMA ENTREGA Miércoles, 14 de mayoAlfonso X el Sabio, los hermanos Sánchez-Dalp, Saturnino Barneto Atienza y Melchor Rodríguez García, empresarios ejemplares del siglo XX, políticos y el santo sacerdote Leonardo Castillo podrían ser recordados

Comentarios 6

TUVIERON que pasar 561 años para que Sevilla reconociera los méritos del rey Alfonso X el Sabio y le dedicara una calle, pero el alcalde monárquico de la época (1845), quiso hacer la gracia de dedicarle la antigua calle Burro. Así estaba logrado el chiste: Calle de Don Alfonso el Sabio, antes Burro. Alfonso X el Sabio merece en Sevilla más que una calle. Tiene méritos para una avenida o mejor una rotonda, con un memorial dedicado a las Tres Culturas.

Los hermanos Miguel y Javier Sánchez-Dalp y Calonge fueron próceres que protagonizaron el primer tercio del siglo XX como empresarios y promotores culturales en las directivas del Ateneo. Sus tareas benéficas fueron ejemplares. Todos los grandes acontecimientos sevillanos del primer cuarto de siglo estuvieron en sus manos, y además fueron promotores de la arquitectura del regionalismo.

Para el padre Leonardo Castillo sobran méritos y por ser recientes están en la mente de todos. Requiere, más que una calle, un monumento. La biografía apasionada del padre Carlos Ros ofrece documentación para quienes deseen conocer a este sacerdote santo.

Con Rafael de León y Arias de Saavedra, del que además este año se celebra el centenario de su nacimiento, la deuda sevillana es múltiple e injustificada. No es aceptable que estemos desaprovechando la efemérides y dejemos de reconocerle sus valores como mejor poeta popular español del siglo XX.

Hay dos sindicalistas que hicieron historia por ser grandes personas en tiempos difíciles. El comunista Saturnino Barneto Atienza debe tener calle en su tierra de adopción como ya la tiene su amigo y compañero Pepe Díaz Ramos. Y lo mismo sucede con el anarquista Melchor Rodríguez García, que fue un político capaz y humano que dejó recuerdos en ambos bandos como hombre justo y responsable.

En el sector empresarial, ya son parte de nuestra historia cuatro empresarios ejemplares cada uno en su campo. Tanto la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación, como la Confederación de Empresarios de Sevilla, y la andaluza, pueden testimoniar lo que aportaron a la economía sevillana Javier Benjumea Puigcerver, Manuel Otero Luna, Luis Ybarra Ybarra y Manuel Barea Ginés.

Entre los políticos tienen méritos para tener calles en nuestra ciudad los ex ministros Jaime García Añoveros y Manuel Clavero Arévalo, éste felizmente vivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios