Nuevo protocolo para ganar eficacia en la lucha contra los 'gorrillas'

  • Los agentes locales trabajarán en coordinación con la Policía Nacional y Extranjería

Comentarios 8

El Ayuntamiento de Sevilla anunció ayer que dentro de las medidas promovidas para combatir el fenómeno de los gorrillas ha puesto en marcha un "protocolo específico" destinado, entre otros aspectos, a "garantizar la identificación del individuo infractor", averiguar su procedencia y lugar residencia y poner a disposición de la Policía Nacional a aquellas personas extranjeras y extracomunitarias sorprendidas en esta práctica y cuya situación en España no cuente con la correspondiente regularización.

Según los datos aportados por el Ayuntamiento, desde el comienzo del vigente mandato en junio de 2011 hasta finales de septiembre del año en curso, la Agencia Tributaria ha tramitado ya 1.894 expedientes merced a las sanciones impuestas por agentes de la Policía Local a diferentes personas a cuenta de esta práctica penalizada por la ordenanza para el Fomento y Garantía de la Convivencia Ciudadana en los Espacios Públicos. Un total de 58 de estos expedientes han finalizado con el pago de la multa en cuestión y el resto están en diferentes fases administrativas, por lo que a razón de aproximadamente 30 euros por sanción, el Consistorio habría recaudado unos 1.740 euros.

En este escenario, y tras un periodo de "tres meses de diagnóstico" para configurar "una completa y actualizada base de datos" sobre las zonas afectadas por este fenómeno, los días de actividad, el número de personas que ejercen esta práctica y sus horarios más frecuentes, ayer jueves se activó un nuevo protocolo que "detalla a los agentes toda la normativa aplicable a personas que estén ejerciendo esta actividad en las calles de Sevilla".

Además, este nuevo protocolo señala la necesidad de que el agente tome contacto con el ciudadano afectado "a una distancia prudencial para recabar la información más completa posible relacionada con el hostigamiento, coacción o amenaza y la cantidad entregada o los daños causados si se produjesen". También deberán tratar de comprobar los agentes "la residencia habitual del infractor y la posibilidad de que forme parte de un grupo organizado, caso en el que se realizarán las averiguaciones oportunas para iniciar las actuaciones pertinentes".

De igual modo, el plan de actuación prevé el incremento de la presencia policial en aquellas zonas en las que se ha registrado en la fase previa que existe una mayor incidencia de este problema y recoge "un procedimiento detallado de intervención para garantizar la identificación del individuo infractor y cómo actuar en el caso de que sean extranjeros". Para esto se ha establecido un protocolo en colaboración con la brigadas de Extranjería y de Policía Científica, ambas del Cuerpo Nacional de Policía.

Concretamente, si se trata de un ciudadano extracomunitario y está documentado, el Centro de Control de la Policía Local comprobará si su situación en el país es o no regular para, en caso de que no lo sea, ponerlo a disposición de la Policía Nacional para que adopte las medidas que procedan. En el caso de que no sea posible identificar a esa persona por otros medios podría ser trasladado a dependencias de la Brigada Provincial de la Policía Científica para su identificación. Un intendente coordinador velará por la ejecución y grado de cumplimiento de este protocolo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios