La Olavide se queja del veto a sus alumnos en las salas de estudio de la Hispalense

  • El rector de la UPO trasladó a su homólogo Luque el malestar de su universidad · La US alega problemas de "superpoblación"

Comentarios 6

Es uno de los temas recurrentes en los pasillos de la Universidad Pablo de Olavide en los últimos tiempos: el veto que sufren sus estudiantes en las salas de estudio y algunas bibliotecas de la Hispalense. La situación es tal que el propio rector de la UPO, Juan Jiménez, ha mantenido ya conversaciones con su homólogo en la Universidad de Sevilla, Joaquín Luque, para lograr arreglar el problema. Hasta ahora, nada ha cambiado.

Un portavoz de la Universidad de Sevilla reconoció ayer a este periódico que se ha dado órdenes a los responsables de las salas de estudio para que se "dé prioridad" a los alumnos de la Hispalense a la hora de poder acceder a uno de estos espacios, "más en las temporadas de exámenes, donde la demanda de puestos es muy alta". Eso sí, se matiza que no es una medida tomada contra ningún colectivo en concreto y que sólo tiene como objetivo el garantizar a sus estudiantes un lugar donde poder estudiar. Desde la Hispalense se recuerda que alberga unos 60.000 estudiantes y que las plazas de sus 10 salas de estudio -cinco de ellas abiertas las 24 horas de todos los días del año- apenas sobrepasan las 1.500 plazas. "Tenemos un problema de superpoblación y es normal que demos prioridad a nuestros alumnos". Y es que, en los periodos de exámenes, encontrar un sitio donde estudiar se convierte en una auténtica odisea.

Pese a estas razones, la "indignación" entre la comunidad estudiantil de la Pablo de Olavide es patente y cuenta con el apoyo de su profesorado. El delegado general de Estudiantes de la UPO, Antonio Martín, aseguró a este periódico que "son muchos los alumnos de nuestra universidad que han ido a bibliotecas que estaban prácticamente vacías y se les ha denegado el acceso. Incluso se ha llegado a identificar y expulsar a chicos que ya habían ocupado un puesto". Martín, que en su programa electoral llevaba precisamente el solucionar este problema, asegura que va a pedir una cita con el rector de la Hispalense para conseguir que se cambie la norma.

El líder estudiantil indica que en el campus de la UPO se ubica la Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola de la Hispalense y que sus más de 1.000 alumnos "pueden disfrutar de todas las instalaciones de la Olavide: biblioteca, cafetería, wifi, parking, etcétera. También hay estudiantes de la Universidad de Sevilla que viven en Montequinto que usan nuestras instalaciones, lo que a nosotros nos parece normal y positivo". Asimismo, recuerda las dificultades que muchos estudiantes de la UPO tienen para trasladarse los fines de semana al campus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios