Órgano de Santa Inés: Piezas perdidas y falta de policromía

  • Patrimonio aprueba la restauración del órgano una semana después de que la Junta abriera un expediente sancionador

Los restauradores y el abogado Joaquín Moeckel posan con piezas del órgano. Los restauradores y el abogado Joaquín Moeckel posan con piezas del órgano.

Los restauradores y el abogado Joaquín Moeckel posan con piezas del órgano. / M.G.

Comentarios 2

La Comisión Provincial de Patrimonio Histórico acordó por unanimidad hace un mes informar favorablemente sobre el estudio del estado de conservación y la propuesta de intervención del órgano del Coro Bajo de la iglesia del Convento de Santa Inés. El documento elaborado por Jorge Anillo y Abraham Martínez especifica que el instrumento se encuentra en mal estado y ha perdido hasta el 30% de la policromía. Este órgano es hoy objeto de polémica después de que la Junta de Andalucía abriera una semana antes un expediente sancionador (que contempla una multa de 170.000 euros) a las monjas clarisas por haberlo restaurado sin su autorización. El castigo ha sido recurrido.

Los miembros de este organismo consultivo detallan en la resolución fechada el día 8 de noviembre que la restauración de la caja del órgano es "respetuosa con los criterios generales establecidos, suficientemente documentada y correcta en su análisis y diagnóstico, y adecuada en cuenta materiales y procedimientos a utilizar". En lo concerniente a la intervención en el interior del instrumento (Bien de Interés Cultural desde 1983), consideran "suficiente en su análisis y diagnóstico de las distintas partes que componen la estructura interna, y correcta y ordenada en los principios de intervención que propone, cuyos resultados serán perceptibles a su finalización". Además, recuerdan que este proyecto de restauración requiere la autorización previa que establece el artículo 43 de la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía y la resolución de 15 de julio de 2008 de la Dirección General de Bienes Culturales.

En el estudio sobre el órgano elaborado el pasado verano se detalla en las conclusiones que el estado de conservación del soporte de todo el conjunto es muy malo. "La profunda intervención que sufrió en el momento de su modificación ha alterado gravemente toda la estructura, perdiendo elementos fundamentales y sufriendo graves daños otros elementos". Uno de los restauradores explica que la problemática del ataque biológico puede ser fácilmente controlable si se ataja con el tratamiento necesario y se protege el conjunto para evitar que cuando el bien retorne al convento no vuelva a reactivarse por encontrarse en el mismo entorno. Sobre el estado de conservación de la policromía se especifica que es deficiente. "Este bien ha sufrido pérdidas que pueden alcanzar el 25%-30% de su superficie por la intervención anterior. Del porcentaje que aún conserva hay zonas que presentan daños de cierta relevancia o perdidas sobre todo en el módulo inferior". Jorge Anillo expone que la policromía que aún conserva está parcialmente oculta bajo la película de barniz oxidado y alterado. A esto le suma la acumulación de suciedad y el sedimento de polvo que existe en todas las superficies.

La restauración del órgano se encuentra casi terminada después de que el pasado 11 de enero se iniciará el proyecto en el instrumento que inspiró a Gustavo Adolfo Bécquer su leyenda Maese Pérez el organista. La apertura del expediente se produjo a partir de la visita que el pasado 17 de octubre realizaron los técnicos de la delegación de Cultura al convento de Santa Inés, donde constataron que el instrumento de estilo barroco de la escuela sevillana no se encontraba en su ubicación habitual. Solicitaron información y la Fundación Alqvimia Musicae les respondió "que había llevado el órgano a restaurar a un taller de Alcalá del Río".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios