Presupuestos 2018

El PP abandona la negociación tras los "insultos" de Ciudadanos

  • Los populares esgrimen que se trata de una "estrategia de crispación" impulsada por el alcalde

  • El gobierno apunta que seguirá avanzando con todos los grupos políticos

Javier Millán, Juan Espadas y Beltrán Pérez. Javier Millán, Juan Espadas y Beltrán Pérez.

Javier Millán, Juan Espadas y Beltrán Pérez. / D.S.

Comentarios 3

Frenazo en las negociaciones sobre las cuentas de la ciudad para este año. Los motivos esgrimidos por el Partido Popular son los "insultos y ataques" de Ciudadanos dentro de una "estrategia de crispación" que creen impulsada por el alcalde. Tras la reunión celebrada este martes entre Juan Espadas y Javier Millán, el portavoz de la formación naranja acusó a Beltrán Pérez de estar "sobrepasado por la soberbia y la prepotencia". El equipo de gobierno socialista no entiende este giro repentino de los populares y apuntan que seguirán avanzando con todos los grupos políticos para sacar adelante los presupuestos con el mayor respaldo posible.

"Hemos optado por suspender nuestra participación en la negociación de los presupuestos ante los insultos y ataques de Ciudadanos tramados en el despacho del alcalde". Rafael Belmonte quiso dejar claro que mientras "el único objetivo del PP es que se apruebe un presupuesto solvente, que vele por los intereses de todos los sevillanos y que haga que la ciudad avance"; Millán sólo intenta "no quedarse fuera de la foto". El concejal popular insistió en que "esta senda de radicalización de Ciudadanos parece responder más a una pataleta y a una estrategia impuesta desde Madrid que al verdadero interés de la ciudad", sospechando que la nueva "estrategia" de Espadas es "lanzar a su portavoz adjunto a insultar al PP". Belmonte reclamó al líder de la formación naranja que "pida disculpas" y al alcalde que "reconsidere su postura" ante los "inaceptables insultos" que a su juicio está introduciendo Ciudadanos en el debate presupuestario.

Los populares dejaron la puerta abierta. "El PP sigue dispuesto a la negociación siempre que Espadas cumpla con su palabra y reconduzca esta situación. No vamos a continuar en este sainete". Por último, reclamaron al primer edil que aclare "si quiere contar con los 12 concejales del PP y alcanzar una mayoría para la aprobación del presupuesto en lugar de enviar al señor Millán a insultar en su nombre". El principal partido de la oposición exige a los socialistas que redacten el documento con las cuentas para este año desde cero incluyendo las premisas y medidas de su presupuesto alternativo.

La suspensión de la negociación se produjo minutos después de que Millán comentara tras la nueva reunión con Espadas que "las cuestiones de fondo que el PP pone sobre la mesa" para el proyecto presupuestario "coinciden fundamentalmente" con el acuerdo con el gobierno. "Ciudadanos votaría que sí a todo lo que propone el PP, porque no toca ni una coma del acuerdo presupuestario". Incluso aseguró que al no existir "ningún obstáculo" político, hoy era posible firmar "un acuerdo a tres" entre las tres formaciones.

Lo que no gustó en las filas populares fue lo que dijo segundos después. El portavoz reclamó al PP que abandone su "enroque" en su presupuesto alternativo, sobre todo porque el "criterio objetivo" de los altos funcionarios del Ayuntamiento ha dejado claro que ese documento no afronta un mero "escollo formal", sino que elevarlo a la comisión municipal de Hacienda sería directamente "ilegal". Además, advirtió que "es inasumible que un grupo de oposición se pretenda arrogar la iniciativa presupuestaria, porque legalmente corresponde al gobierno presentar el proyecto". Fue más allá: "Quien pretenda discutir el criterio de los habilitados nacionales del Ayuntamiento incurriría en un tic autoritario de alguien sobrepasado por la soberbia y la prepotencia".

A cuadros se quedaron los socialistas cuando recibieron la llamada de los populares. "Nos hemos enterado de lo que ha dicho Millán y nos levantamos de la mesa". Desde el gobierno sostienen que seguirán negociando con todos los grupos políticos la aprobación de las cuentas y no cierran la puerta al PP. El equipo de Espadas pretende que los populares presenten enmiendas a la totalidad de los presupuestos y no se dilate más el proceso para aprobar las cuentas. Beltrán Pérez sostiene que su propuesta "es un documento único que no admite ser desmenuzado en enmiendas parciales que sirvan de mercadeo", y pide que "deje de marear e intentar otras opciones y que decida qué quiere para el futuro de la ciudad. El intento fue claro, la reelaboración de un nuevo texto presupuestario". El alcalde tiene asumido el desgaste político que puede suponer su acuerdo con los populares.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios