Política municipal

El PP denuncia que el IMD apruebe 858.000 euros en reconocimiento de crédito a proveedores

  • El concejal José Miguel Luque entiende que la aprobación por la vía de urgencia y sin concurso público supondrá que esos proveedores serán contratados "a dedo".

Comentarios 2

El concejal popular Jose Miguel Luque ha denunciado hoy que a propuesta del vicepresidente del Instituto Municipal de Deportes (IMD), Francisco Manuel Silva, se haya aprobado por vía de urgencia un reconocimiento de crédito por valor de 858.922 euros de 125 expedientes de diferentes proveedores.

En rueda de prensa Luque ha dicho que, además, no ha habido concurso, por lo que no existen expedientes de contratación, con lo que "todas las contrataciones que se llevan a reconocimiento de crédito son contratos irregulares, sin expediente, sin concurso y sin control de ningún tipo".

El concejal citó al interventor delegado del IMD en el "acuerdo aprobado el jueves y presentado por Silva", y dijo que "no consta que se haya incoado en su momento expediente de contratación por los servicios respectivos con las formalidades que prevé el reglamento de contratación del Ayuntamiento de Sevilla".

Para Luque, esto es indicio de que todos estos proveedores son contratados "a dedo", por lo que "no existe garantía alguna sobre si estas empresas son las mejores para los intereses del Ayuntamiento".

Además, el popular ha denunciado que "Silva, con permiso del alcalde, "ha guardado en sus cajones" facturas sin pagar desde el año 2002 procedentes de "actuaciones previsibles", como el suministro de gas o de servicio de limpieza, entre otras.

Luque ha añadido que el IMD lleva a reconocimiento de crédito los más de 858.000 euros para que los proveedores puedan cobrar los servicios prestados, procedimiento que "debería ser excepcional pero que Monteseirín y su gobierno lo están convirtiendo en una norma" y ha preguntado que qué pasará si "ahora las empresas empiezan a pedir intereses de demora".

El concejal del PP ha añadido que el pasado año, el alcalde pidió un reconocimiento de crédito por un total de seis millones de euros, de los que tres millones se hicieron al final de la legislatura.

Para Luque, esto sucedió una vez que el interventor había computado las deudas y, por tanto, el alcalde cometió "un fraude presupuestario en el que se escondían facturas para disfrazar la situación económica y financiera del Ayuntamiento y escapar así a los controles de fiscalización".

A esto -ha añadido- cuando Silva presentó el presupuesto de 2008 no decía toda la verdad, ya que con ese dinero se pagarán las facturas atrasadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios