El PSOE confía en el milagro

  • Los socialistas intentan mantener viva la llama de la negociación, pese a que Ciudadanos considera "imposible" un acuerdo de gobierno a la vista de las exigencias de Podemos

A tres semanas de que expire el plazo para un acuerdo de investidura y haya que volver a convocar comicios, el gran escollo en las negociaciones que mantiene el PSOE con Ciuadanos (C's) y Podemos para la investidura de Pedro Sánchez sigue siendo ese veto entre las dos formaciones emergentes, pero los socialistas siguen confiando en el milagro: "Nuestra opción sigue siendo pactar con Podemos y Ciudadanos", insistía ayer tras dos horas y media de reunión el portavoz del equipo negociador socialista, Antonio Hernando. "Sigue siendo muy difícil pero creemos que es posible".

El agua y el aceite volvieron a evidenciar ayer que los planes de Sánchez de que lleguen a entenderse son inviables. Lo expuso el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, al asegurar tras la reunión a tres bandas de dos horas y media que con las 20 propuestas planteadas por Podemos es "imposible e inviable" un acuerdo de gobierno, aunque mostró su confianza en la que la formación de Pablo Iglesias rectifique su postura.

Villegas subrayó que con las posiciones mantenidas hoy por la formación morada, "la perspectiva es que no haya acuerdo". "No lo descartamos absolutamente, pero en las actuales condiciones y con estas propuestas, creemos que es imposible e inviable", resumió el dirigente de C's.

Aunque no prevén que haya una segunda reunión, ha admitido Villegas, sí darán una respuesta "formal y detallada" a Podemos sobre sus veinte iniciativas, recalcando también que el pacto firmado con el PSOE sigue vigente. "No podemos aceptar que el acuerdo PSOE-C's esté en vía muerta, mantenemos el acuerdo y seguimos defendiéndolo", insistió el número dos del partido, quien agregó que desde el principio de la reunión apreciaron posiciones "distantes·.

El propio líder de C's, Albert Rivera, afirmó en Twitter que lo que se constató tras la reunión a tres es que Podemos "quería dinamitar" el acuerdo entre su partido y el PSOE y apostar por un Gobierno a la valenciana con el respaldo de los independentistas. "Podemos confirma lo que se esperaba: quería dinamitar el acuerdo (PSOE-C's) y vuelve a pedir la mitad del Gobierno con apoyo de separatistas", aseguró Rivera en un mensaje en su cuenta de la red social de Twitter.

El caso es que el documento con 20 propuestas para desbloquear la situación política que Podemos entregó a PSOE y C's rebaja los compromisos del partido de Pablo Iglesias en materia de gasto público, impuestos o reducción del déficit, pero mantiene su oferta de Gobierno a la valenciana y el derecho a decidir.

Estos son los dos últimos puntos de su documento, que recuerda que Iglesias reclamó la vicepresidencia del Gobierno y ahora acepta un Ejecutivo integrado por miembros de PSOE, Podemos y sus confluencias, IU y Compromìs, y la posibilidad de que algunos de sus integrantes sean "independientes de consenso".

Tampoco renuncia a la defensa del derecho a decidir en Cataluña, si bien ante el rechazo que suscita en otras fuerzas políticas, acepta desplazar el ámbito de la negociación a una mesa de diálogo entre En Comú Podem y el PSC, con el compromiso de asumir el acuerdo al que lleguen.

En ese documento Podemos plantea una disminución del déficit más rápida de la que proponía en su programa electoral, un 3% para la próxima legislatura, en lugar del 2,5% que fijaba anteriormente.

Igualmente, Podemos fijó en su programa una propuesta de expansión fiscal de 96.000 millones de euros para los próximos cuatro años de legislatura, y ahora reduce esa cifra aproximadamente un tercio, hasta los 62.000 millones de euros.

En su programa electoral proponían también una reforma tributaria que incrementase la recaudación fiscal un 4% del PIB y ahora "relaja" ese objetivo en un punto descartando subidas en los tipos nominales del IRPF y del Impuesto de Sociedades, y elevando exclusivamente los tipos efectivos de dichas figuras tributarias.

Otra de las "cesiones" anunciadas por Iglesias es que ya no exige derogar las dos últimas reformas laborales, se conforma con la derogación de la del PP y da "por buena" una parte de la del PSOE. Al tiempo, reduce su petición de aumento del Salario Mínimo Interprofesional, de 950 a 900 euros al mes a lo largo de la próxima legislatura.

En pensiones, Podemos había establecido en su programa situar la edad de jubilación en los 65 años y, aunque no renuncia a la propuesta, considera que un pacto de Gobierno debe priorizar que se deroguen el resto de aspectos de la última reforma de las pensiones del PP y que se aborden mejoras en el marco del Pacto de Toledo.

En Sanidad también cede en su aspiración de suprimir el copago farmacéutico y la deja en una "revisión" con "criterios de necesidad y cronicidad", como también aparece en el acuerdo de socialistas y el partido de Rivera.

En cualquier caso, la propuesta de Podemos fue mal recibida por Ciudadanos y se desconoce la valoración de Podemos de la reunión, ya que Pablo Iglesias optó por aplazar hasta hoy su comparecencia tras analizar con la dirección del partido el encuentro.

Más claro lo tiene el PP, que considera que ya es "absolutamente imposible" que PSOE, Podemos y Ciudadanos lleguen a un acuerdo y cree que lo que ahora busca Pedro Sánchez es un "divorcio arreglado" con Albert Rivera que le permita hacer una "pirueta" con Podemos en la que participen los independentistas, según dijo el portavoz del grupo popular, Rafael Hernando.

En la misma línea, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, consideró "imposible" un acuerdo a esas tres bandas que permita la investidura de Sánchez, al que pidió que "deje paso al partido que ganó las elecciones".

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, emplazó por su parte al PSOE, Ciudadanos y Podemos a aclarar a los ciudadanos tras su reunión "si están dispuestos a formar Gobierno o si estamos ya en campaña electoral, como a veces parece".

El caso es que ayer nadie se levantó de la mesa como vaticinaban los más agoreros y los socialistas tienen la intención de convocar una nueva reunión la próxima semana para dar respuesta a la oferta de Podemos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios