"Parece que estamos en Corea"

  • Los vecinos del barrio no concilian el sueño por el ruido de los generadores instalados por Sevillana para restablecer el suministro eléctrico en la zona

Comentarios 1

"El ruido de los generadores es insoportable y es imposible dormir", se queja Manuel Castillo, vecino del número 23 de la calle Gavilán. Éste el problema que tienen ahora los vecinos del barrio de Los Pajaritos que aún no se han quitado el susto del incendio del martes, cuando prendió el transformador eléctrico que abastece a 700 familias de las calles Mirlo, Perdiz y Gavilán. El fuego, que "sólo ha afectado a las ropas tendidas de los vecinos", produjo un corte de luz de más de ocho horas, durante las que los placeros del mercado de abastos temieron por la descomposición del género.

Manuel, que vive en el bajo del bloque, explica que es vecino del transformador, puesto que su casa está pared con pared con el convertidor eléctrico. "Todos los vecinos estuvimos hasta las tres de la mañana en la calle porque con el ruido y el susto no podíamos dormir", denunció el propietario, que manifiesta las molestias por los dos generadores que Sevillana Endesa instaló el martes a las 22:30 y 23:30, respectivamente, para asegurar el suministro en los hogares afectados.

Los vecinos dieron a los Bomberos la voz de alarma del incendio a las 15:45. Llegaron a los "siete u ocho minutos", comenta Manuel Castillo. Inmediatamente los agentes desalojaron los bloques contiguos al transformador: el número 24 de la calle Mirlo y el 23 de Gaviota. Estas familias permanecieron en la calle hasta aproximadamente las siete de la tarde, una vez que los bomberos comprobaron que no existía ningún peligro en sus viviendas.

"Si el incendio hubiese sido a otra hora, habría afectado a las ventas y a los productos", comenta la dueña de la Pollería Chari del mercado de abastos de las Candelarias, Rosario Ruiz. Su marido, José Pérez, explica que "si la empresa eléctrica hubiese tardado más de nueve horas en volver a traer la luz, sí hablaríamos de la pérdida de géneros y por lo tanto se podrían poner las reclamaciones propias, pero se dieron prisa para tenerlo en ocho horas". El presidente del mercado de las Candelarias, Joaquín Aguilar, aclara que no presentarán reclamaciones, pero que en otras ocasiones sí lo han hecho, porque han sufrido "tres apagones graves y muchos leves con bastante frecuencia".

El fuego no afectó a la casa de Manuel Castillo porque el humo se dirigía a la del vecino del bajo izquierda de la calle Mirlo, de Inocencio Jiménez, de 85 años. Un grupo de vecinos, entre ellos Rocío Trujillo, se acordaron de sacar a Inocencio de su casa. Al llegar lo encontraron "todo entero tiznado, hasta el pelo", explica Rocío, que ayudó a Inocencio a limpiar su casa. "Parece que estamos en Corea, esto es tercermundista", lamentó Inocencio.

"Hace años una explosión hizo salir las puertas del transformador despedidas y rompió por la mitad un coche que estaba a parcado enfrente", contó Trujillo, quien explica que los vecinos están recogiendo firmas para que cambien la ubicación del convertidor eléctrico. "Hasta que no haya una catástrofe y muera alguien, no van a quitar de ahí el transformador", protesta Eugenio Roldán.

Sevillana Endesa asegura que el transformador, nuevo de hace tres años, cumple regularmente las revisiones. Los técnicos desconocen las causas del incendio, pero descartan la sobrecarga, puesto que el transformador "tiene capacidad de sobra para 700 familias". Respecto a la reubicación demandada por los vecinos, fuentes oficiales aclaran que se cumple la legislación vigente: "No lo podemos ubicar donde queramos, antes tendría que pasar por la aprobación de la Junta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios