Sevilla

El Patio de Banderas volverá a tener una comisaría de policía

  • Interior cede el número 4 de la plaza al Ayuntamiento para que instale en él al Grupo Giralda y no descarta que el uso sea compartido con la Policía Nacional

Comentarios 3

El Ministerio del Interior cederá al Ayuntamiento de Sevilla un local en el Patio de Banderas para que se habilite como sede del Grupo Giralda de la Policía Local. Se trata del edificio que funcionó como comisaría provisional de la Policía Nacional en el centro tras el cierre del edificio de la Gavidia y antes de que se inaugurara la nueva sede de la Alameda de Hércules. De esta forma, el Grupo Giralda podrá contar con una sede física en pleno centro del barrio de Santa Cruz, por donde se desarrolla el grueso de su trabajo diario.

Actualmente, esta unidad especializada en la vigilancia de la zona monumental y los turistas tiene su oficina en las antiguas dependencias de la comisaría de distrito, en la calle Crédito, junto a la Alameda de Hércules, en un edificio que llegó a estar denunciado en la Inspección de Trabajo por no cumplir la legislación sobre riesgos laborales. Para el traslado al Patio de Banderas aún no hay fecha definitiva, e incluso el gobierno local está estudiando aún la posibilidad de que la nueva comisaría sea compartida con el Grupo Hércules de la Policía Nacional, la unidad que patrulla por el centro en motos tipo scooter.

La habilitación de este edificio como sede policial da respuesta a una antigua reclamación de los vecinos del barrio de Santa Cruz, que solicitaron que se mantuviera abierta una segunda comisaría en el centro en este lugar tras la apertura de la sede de la Alameda, a mediados de la década pasada. Fue precisamente Juan Ignacio Zoido, en su época como delegado del Gobierno en Andalucía, quien instaló a la Policía Nacional en el Patio de Banderas en el año 2003.

Mientras se trazan los detalles del nuevo proyecto, el Grupo Giralda continúa inmerso en una fuerte polémica a raíz de la decisión del gobierno local de uniformar a los agentes y de ampliar su zona de actuación. Desde hace años, la unidad funcionaba con agentes de paisano centrados principalmente en la zona monumental y comercial del centro. Ahora, sin embargo, sólo sale de paisano uno de los turnos -el de las seis de la tarde- y se ha enviado a los policías de esta unidad a vigilar el Parque de María Luisa y a controlar la venta ambulante en la Plaza de España.

A esto se le une el recorte de personal dado que hay cuatro agentes suspendidos de empleo y sueldo por su presunta participación en una trama para cobrar fraudulentamente dietas por asistencia a juicios. Actualmente sólo quedan en plantilla 16 policías, si bien la delegación de Movilidad y Seguridad pretende paliar este déficit de agentes en las próximas semanas.

Todo ello ha provocado que haya turnos que no se cubran, sobre todo los fines de semana, y que la atención a veces no sea tan rápida por ser las distancias más largas. Para solventar este problema, el Ayuntamiento pretende que parte del grupo patrulle en moto, pero hasta el momento los policías están saliendo a pie.

Esto no ha impedido que se hayan dado casos de delitos que no han sido atendidos, como ocurrió hace poco más de un mes con un tirón en la calle García de Vinuesa. La víctima era un odontólogo de nacionalidad francesa que había viajado a Sevilla con otro grupo de dentistas y se encontró dos jóvenes que llegaron a tirarle al suelo para quitarle un bolso. El hombre pudo recuperar sus pertenencias y la guía turística que atendía al grupo llamó al teléfono móvil del Grupo Giralda. Los agentes de la unidad estaban en ese momento en un servicio de punto fijo contra la venta ambulante en la Plaza de España y no pudieron atender esa llamada, que finalmente no se cubrió pese a que los agentes lo comunicaron a la sala de coordinación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios