Pinchazo en movilidad

  • La triple dedicación del delegado perjudica su gestión en un área clave para la ciudad La zona azul es lo único que se ha zanjado, y sin final feliz

Quien mucho abarca poco aprieta, dice el refrán, y eso le está sucediendo al tres veces delegado Juan Carlos Cabrera con la movilidad, un área que debería ser clave para el Ayuntamiento por las graves carencias de la ciudad en esta materia y que está descuidada. Posiblemente porque a Cabrera le absorbe su dedicación a las Fiestas Mayores, donde le gusta brillar y recibe elogios, y a la Seguridad, concejalía que gestiona con la máxima de mantener la paz sindical a toda costa. Demasiado peso para una sola persona.

El mandato municipal socialista comenzó con muchos bríos convocando en septiembre de 2015 nada menos que nueve mesas de movilidad (zona azul, bici, moto, transporte público, Cartuja, polígonos industriales, comercios...) y generando demasiadas expectativas. A día de hoy, esas mesas están paralizadas y no hay noticias. La zona azul es lo único que se ha zanjado, y sin final feliz, ante la imposibilidad jurídica de eliminar las 300 plazas prometidas en Bami y Nervión.

Ni siquiera el jugoso debate celebrado hace un mes sobre las mejoras de tráfico y transporte que necesita la Cartuja fue iniciativa municipal. Lo convocó CCOO de Sevilla, que logró reunir a cien personas de diversos colectivos: estudiantes, trabajadores, empresarios de la isla y administraciones. Ahí el alcalde, Juan Espadas, anunció la apertura de más de 3.000 plazas de aparcamiento en solares de la Junta, y reiteró que pronto habría autobuses rápidos desde el Metro de Blas Infante a la Cartuja. Nada se sabe de aquello.

La gestión del Ayuntamiento parece haberse quedado en anuncios y promesas que no acaban de sustanciarse, desde la Cartuja a la calle Baños. Las mesas de movilidad son inoperativas y provocan frustración ciudadana. En este balance negativo coinciden los grupos políticos municipales de Participa Sevilla, IU y Ciudadanos, que preguntan dónde está la participación ciudadana que se prometió. El PP es más tibio en su queja ("la mesa de movilidad debe reunirse con más periodicidad y esperamos se convoque pronto", dice Alberto Díaz). Susana Serrano, de Participa, se queja de que no hay avances con la bici y que "es trabajar en colaboración con entidades, vecinos y grupos políticos, no quedarse en pedir opinión". Francisco Moraga, de Ciudadanos, pide al gobierno que "empiece a crear un plan de movilidad sobre el que se pueda trabajar en dichas mesas, lo que será una forma de dotarlas de utilidad". El portavoz de IU, Daniel González Rojas, propone, ante el escaso equipo que tiene el Ayuntamiento en Movilidad y la cantidad de meses que se le van al delegado en Fiestas Mayores, que se amplíe con empleados municipales o con técnicos externos, de forma que el delegado Cabrera "le encargue a un equipo que dinamice ese proceso" de participación.

Carlos Aristu, secretario de CCOO Sevilla y organizador del debate sobre la Cartuja que generó esperanzas de que las cosas iban a cambiar, lamenta que en movilidad el Ayuntamiento no tiene un interlocutor político claro y que el delegado Cabrera no tiene un papel principal en las mesas. "El problema es que la dinámica de participación que se prometió está absolutamente paralizada y no se cumple", se queja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios