Plan de la Policía y Lipasam contra los robos de basura y los excrementos caninos

  • Los agentes y la empresa compartirán información de acuerdo con un convenio para coordinar las intervenciones

Comentarios 10

La empresa municipal de limpieza estrecha su colaboración con la Policía Local para el cumplimiento de objetivos específicos como la retirada de los coches abandonados, la concienciación a los amos de perros para que limpien la vía pública de los excrementos de las mascotas, la erradicación de asentamientos chabolistas, etcétera. El convenio entre la Delegación de Seguridad y Movilidad y la Delegación de Urbanismo y Medio Ambiente se ha firmado por un año al amparo de la vigente ordenanza de limpieza pública, que faculta a los inspectores de Lipasam "para requerir en el ejercicio de sus funciones, el auxilio de los cuerpos de seguridad, del Estado, Comunidad Autónoma o Municipal".

Lipasam facilitará a la Policía Local un acceso telemático para que los agentes puedan realizar consultas en el sistema de gestión informático de control viariocon la finalidad de conocer y analizar datos recopilados sobre las actividades que desarrolla este servicio y que pudieran ser de interés para el ejercicio de las competencias policiales.

En virtud de este acuerdo quedan establecidas con precisión las funciones de ambas partes en el caso de la retirada de los coches abandonados. Corresponden a la denominada Oficina de Vechículos Abandonados (Lipasam) las siguientes competencias: la recepción de denuncias de ciudadanos, empresas, asociaciones y cualesquiera entes públicos o privados al respecto; las gestiones procedimentales propias de los expedientes, así como la custodia y tratamiento de la documentación generada; el intercambio con la Policía Local de información relativa a los vehículos denunciados por abandono en la ciudad (localización, estado y seguimiento fotográfico), la presentación cada quince días a la Policía Local de una propuesta de retirada de aquellos vehículos de cada una de las zonas ya declarados residuos sólidos, aportando para ello los medios, así como cuantas notificaciones fueren necesarias en el curso de la tramitación de los expedientes propios, tanto para su declaración como residuo, como para su retirada. Del mismo modo, cuantas publicaciones, anuncios, edictos o avisos lo fueren también, ya en boletines oficiales, ya en periódicos de cualquier ámbito de tirada, conforme a lo establecido en las normas procedimentales aplicables. Esta oficina también se hará cargo del tratamiento del vehículo como residuo sólido garantizando la descontaminación, destrucción y su baja definitiva.

La Policía Local se compromete a denunciar a aquellos vehículos que se encuentren en la vía pública y que por sus síntomas puedan ser susceptibles de encontrarse en estado de abandono; verificar las condiciones de abandono que puedan presentar los vehículos denunciados a la oficina de Lipasam; estar presente en el momento de producirse la retirada de la vía pública de los vehículos en estado de abandono, extender acta de cada una de las retiradas que se efectúe, remitiendo el original al órgano instructor para su adecuada inclusión en el procedimiento.

Operarios de Lipasam acompañarán a los agentes en el desmantelamiento de asentamientos chabolistas para hacerse cargo de materiales residuales e impedir así su reutilización. La sociedad muinicipal y la Policía se comprometen a luchar contra una práctica denominada el rebusco, cada vez más extendida en la ciudad y por la que personas revenden artículos desechados en contenedores, sobre todo el papel y el cartón. Lipasam "establecerá un servicio para acudir de forma rápida y eficiente a las intervenciones que a este respecto realice Policía Local". Los agentes denunciarán de inmediato cualquier acción considerada de rebusco en los contenedores y llevarán el asunto por la vía penal cuando así se estime procedente. Según el texto del convenio, el rebusco, "además de esparcir los residuos fuera de sus ubicaciones, genera una verificada degradación visual del entorno".

Respecto a los excrementos caninos, la Policía Local colaborará en las campañas que anualmente organiza Lipasam y se compromete a "denunciar las infracciones de dueños y poseedores de perros y otros animales que ensucien la vía pública y no recojan sus excrementos". Por su parte, Lipasam pondrá a disposición de la Policía Local los análisis y estudios sobre las zonas más afectadas por este problema y la frecuencia con la que se producen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios