La Policía Local avisó 18 días antes de que la Cabalgata no cabía por Felipe II

  • Dos agentes revisaron el recorrido el 19 de diciembre y alertaron en un informe del obstáculo que suponía la escasa altura de las luces de Navidad tanto en esta avenida como en la de Miraflores

Comentarios 12

La Policía Local avisó de que la Cabalgata de los Reyes Magos tendría problemas para pasar por la avenida de Felipe II casi tres semanas antes del 5 de enero. Dos agentes de la Unidad de Intervención Nocturna de este cuerpo se encargaron de revisar todo el recorrido del cortejo de la ilusión y detectaron anomalías en tres puntos: Felipe II, la avenida de Miraflores y la Plaza Nueva.

En un informe con fecha del 19 de diciembre de 2007, al que ha tenido acceso este periódico, estos dos policías relatan los posibles obstáculos con los que se toparían las carrozas de la Cabalgata casi tres semanas después. "En la calle Felipe II el alumbrado está muy bajo y podría rozar alguna carroza. En la avenida de Miraflores el alumbrado está muy bajo y podría rozar alguna carroza. En la Plaza Nueva, a la altura de la calle Jaén, existe una cadena cruzada en la calzada para impedir el tráfico rodado, que el día de la Cabalgata debería estar quitada".

Los agentes realizaron esta inspección de madrugada, cuando menos entorpecían el tráfico de la ciudad, y emplearon 45 minutos en completar los diez kilómetros y medio del itinerario. Concretamente, salieron de las cocheras del Porvenir a las 2.05 y terminaron en el colegio de la Salle a las 2.50. Incluso grabaron las dificultades en vídeo y tomaron fotografías de las mismas, que fueron reenviadas a la Jefatura de la Policía Local, en la isla de la Cartuja. El informe incluso lleva el sello de la delegación municipal de Convivencia y Seguridad.

Dieciocho días después de que estos dos policías locales redactaran este documento y se lo remitieran al jefe del servicio, tres carrozas de la Cabalgata chocaron contra las luces de Navidad en Felipe II. Los Bomberos tuvieron que intervenir sobre la marcha para poder descolgar el panel de luces que daba problemas, en una operación que generó un retraso de hora y media sobre el horario previsto para el desfile de los Reyes Magos. Las carrozas de Alicia en el País de las Maravillas, del Mago de la Fantasía y del Rey Melchor eran bastante más altas que la altura a la que estaban colocada las luces navideñas. El resto de la Cabalgata tuvo también problemas para pasar.

Para ganar tiempo, el cortejo de la ilusión aceleró la marcha por otras zonas del recorrido, ocasionando quejas entre la gente que llevaba más de una hora esperando, mientras que en otras partes del itinerario las carrozas pasaban demasiado distanciadas. El presidente del Ateneo, Enrique Barrero, explicó recientemente que sólo habían tenido conocimiento de que las luces de Navidad podían estar demasiado bajas en la avenida de Miraflores. De hecho, el alumbrado fue retirado en esta calle antes de la salida.

Casi un mes después del incidente, nadie ha podido todavía esclarecer cuál fue el origen real de este incidente. El Ayuntamiento admitió en un primer momento que alguien había medido mal o no había medido las luces de Navidad y trató de culpar del incidente a la empresa concesionaria del alumbrado público, Piamonte, sobre la que se llegó a abrir un expediente informativo. Tras una reunión en el Cecop para analizar los hechos cambió la versión: un perno se había soltado y esto provocó que el alumbrado navideño perdiera altura.

El primer teniente de alcalde del Consistorio sevillano, Antonio Rodrigo Torrijos (IU), insinuó en el último Pleno la posibilidad de que la Cabalgata hubiera sufrido un sabotaje. Sustentaba esa teoría el hecho de que, según Torrijos, los trabajadores municipales habían revisado todo el recorrido antes de la Cabalgata. En su blog personal, el portavoz de IU asegura que se revisó durante los días 3, 4 y 5 de enero el itinerario completo del cortejo, sin hallar anomalías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios