Diez agentes de la Policía Local amplían su denuncia por 'mobbing'

  • Los policías que llevaron al juzgado a la jefa del Grupo Diana, la unidad contra los malos tratos, exponen ahora una serie de disfunciones en el trabajo que realizan a diario.

Comentarios 24

Diez policías que denunciaron por un presunto acoso laboral a la jefa del Grupo Diana, la unidad de la Policía Local especializada en la violencia de género, han ampliado su denuncia y llevado el caso a distintas instituciones, entre ellas el Defensor del Pueblo Andaluz y la Inspección de Trabajo. El juez de Instrucción 1 de Sevilla está investigando este asunto y ha citado a declarar como testigos a los agentes para que ratifiquen sus denuncias. La primera de ellas se interpuso en julio y estaba firmada por 12 policías -toda la unidad salvo la jefa y su conductora-, dos de los cuales se consideran ahora testigos y no denunciantes. A raíz de la apertura de diligencias judiciales, los afectados presentaron el pasado mes de octubre una ampliación.

En este documento, al que tuvo acceso este periódico, los agentes insisten en que su jefa ha "venido ejerciendo un comportamiento arbitrario en el ejercicio de sus funciones, órdenes despóticas y contradictorias y decisiones que provocan agravias comparativos, según su estado de ánimo o circunstancias personales". Así, relatan que la denunciada permitía que su conductora insultara a los agentes del grupo y modificaba el turno de descansos para perjudicar a sus subordinados.

Los policías también revelan disfunciones en el trabajo del grupo contra los malos tratos. "Desde hace casi dos años son constantes las llamadas de atención de jueces, secretarios y funcionarios de los juzgados de Violencia, ya que cuando vamos a entregar un atestado en mano que conlleva petición de orden de alejamiento, se nos indica que debemos llevar citadas a las partes. Tales instrucciones han sido comunicadas en numerosas ocasiones a la denunciada, y se niega a cumplir tal indicación en tanto en cuanto no reciba comunicación escrita expresa de los juzgados. Por ello, los agentes que diariamente nos vemos en los juzgados seguimos sufriendo reproches", dice la denuncia. Ya en el documento anterior explicaron que no podían acceder al sistema de valoración de riesgo Viogen.

Los denunciantes explican que la jefa del grupo Diana denegó un curso de formación continua a una policía y una semana de descanso atrasado a otro bajo la excusa de que no había suficiente dotación. En cambio, sí autorizó a su conductora a asistir a actos protocolarios pese a que la unidad se quedaba con el mismo número de personas. El Grupo Diana es la única unidad en la que "se obliga" a los agentes a trabajar solos y no en pareja, lo que conlleva que se acumulen los días de descanso atrasados al considerar la jefa que hacen falta siempre un mínimo de seis personas.

Según la denuncia ampliada, los agentes intentaron en varias ocasiones solucionar el problema con la propia jefa a través del conducto reglamentario. "Siempre manifestaba que ella no tenía nada que hablar con nadie y que todas las directrices que marcaba le venían impuestas por la superioridad, por la que se sentía totalmente respaldada en su forma de proceder", explica. Ante esta situación, los denunciantes se entrevistaron con un intendente mayor, que "se escandaliza de todo lo que se le da conocimiento y, no obstante, no hace absolutamente nada por solucionarlo". Tras varias peticiones más, los policías consiguieron mantener una reunión con la jefa, un intendente y el intendente mayor al que se le había expuesto el problema. "El primero de ellos no se manifestó y el segundo amparó la conducta de la denunciada en todo momento, hasta el punto de que incluso la apoyó en la desautorización del disfrute de un día de asuntos propios que una agente ya tenía concedido por el servicio de Personal del Ayuntamiento".

Los afectados se reunieron después con el director de Seguridad, José Antonio de la Rosa, quien les aseguró que daría las instrucciones al intendente mayor Gabriel Nevado, uno de los dos jefes de la Policía Local, "para que de inmediato solucionara los problemas del grupo". Al no arreglarse el asunto, solicitaron una segunda reunión con De la Rosa, que les insistió en que "no entendía por qué no se habían solucionado las cosas, cuando él en su día dio las correspondientes instrucciones" y se comprometió a "dárselas de nuevo".

A raíz de esto, se celebró otro encuentro, esta vez ya con el delegado de Seguridad y Movilidad en el Ayuntamiento de Sevilla, Demetrio Cabello, al que también asistieron la denunciada y uno de los jefes del cuerpo. Según los denunciantes, el concejal manifestó que "él siempre estaría de parte de la jerarquía" y se dirigió a los afectados para decirles que quien fuera en contra de ésta iría en contra de él y "que quien no estuviera conforme pidiera el cambio de unidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios