Caso marta del castillo

La Policía busca ahora el cuerpo de Marta en La Rinconada

  • Miguel Carcaño revela cuatro años después que la joven fue enterrada en una finca de este municipio. El asesino confeso ha sido excarcelado dos veces para indicar dónde están los restos.

Comentarios 35

Miguel Carcaño ha revelado cuatro años después del asesinato de Marta del Castillo que los restos de la joven podrían haber sido enterrados en una finca ubicada en el término municipal de La Rinconada, lo que ha llevado a los investigadores a excarcelar en dos ocasiones al acusado para que indique dónde fue sepultado el cuerpo, aunque las labores han resultado por el momento infructuosas y están a la espera de la decisión que pueda adoptar el juez que investigó el caso, el titular del juzgado de Instrucción 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina.

La nueva línea de investigación está en marcha desde finales del año pasado y, a principios de este mes, la Policía procedió a sacar a Miguel Carcaño de la prisión de Sevilla-II, ubicada en Morón de la Frontera, con la finalidad de que el joven les condujera hasta el sitio donde supuestamente habría sido enterrada Marta del Castillo después de ser asesinada, en la noche del 24 de enero de 2009, según han confirmado a este periódico fuentes policiales.

Unos meses antes, en octubre del año pasado, el asesino confeso también fue excarcelado con idéntica finalidad. En ambos casos, Miguel Carcaño sólo estuvo unas horas fuera de la prisión de Morón y el hecho de que haya salido dos veces indica que la Policía otorga cierta credibilidad a esta pista.

Las nuevas labores de búsqueda de los restos, en las que ha participado el Grupo de Menores (Grume) de la Policía sevillana, que siempre dirigió la investigación del caso, se han desarrollado con el máximo sigilo, lo que ha evitado que se conociera hasta ahora y que incluso trascendieran las salidas de Miguel Carcaño del centro penitenciario.

Las mismas fuentes de la investigación han destacado que esta nueva línea de trabajo parte de la colaboración del propio Miguel Carcaño, que lleva ya cuatro años en prisión y cuya sentencia por el asesinato de la joven ha sido confirmada en febrero pasado por el Tribunal Supremo. Esta sentencia agravó incluso su condena inicial de 20 años por el asesinato con otro año y tres meses de cárcel, al considerar los magistrados a Carcaño como autor de un delito contra la integridad moral, por haber aumentado el sufrimiento de la familia al haber variado "de forma caprichosa y contumaz su versión de los hechos", según dijo entonces la sentencia del Alto Tribunal.

Miguel Carcaño ha dado hasta seis versiones distintas de los hechos y ha variado en distintas ocasiones el lugar donde se deshizo del cuerpo de Marta, una conducta que para el Tribunal Supremo excede el legítimo ejercicio del derecho de defensa, puesto que le "bastaba con guardar silencio o negarse a contestar", en lugar de haber ofrecido los supuestos escenarios del río Guadalquivir, el vertedero de Alcalá de Guadaíra, o la zanja de Camas como posibles lugares en los que ocultar el cuerpo de la joven.

Los investigadores otorgan cierta credibilidad en este caso a la versión del asesino, a pesar de sus continuos cambios de versión, por cuanto el joven no tendría ya nada que perder, una vez que su sentencia ha sido declarada firme y deberá permanecer en prisión hasta el 8 de mayo de 2030, según la liquidación de la condena que ha efectuado la Audiencia de Sevilla.

La Policía ya ha dado traslado al titular del juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, de las nuevas actuaciones y será este magistrado, que en su día instruyó la causa, quien determine qué hacer ante las nuevas revelaciones de Miguel Carcaño. El juez mantiene abierta una pieza separada en la que se están desarrollando estas actuaciones y que fue acordada precisamente por este magistrado para que la búsqueda del cuerpo de Marta no cesara a pesar de la celebración del juicio.

Desde que se cometió el asesinato de Marta del Castillo, hace ya más de cuatro años, la Policía ha iniciado más de un centenar de búsquedas distintas del cuerpo. A los cuatro lugares que habían trascendido inicialmente -el río Guadalquivir, el vertedero de Alcalá de Guadaíra, dos zonas del barrio de Caño Ronco, en Camas, y la Ruta del Agua, en el mismo término municipal-, se añade ahora la finca de La Rinconada.

En total la Policía ha inspeccionado más de un centenar de lugares, algunos de ellos ubicados en las provincias de Cádiz y Huelva, según constaba en uno de los informes remitidos por la Policía al juzgado en febrero de 2012 y en el que los investigadores desaconsejaban la búsqueda que se llevó a cabo en las inmediaciones de la Ruta del Agua por no existir indicios de que en esa zona pudiera encontrarse el cuerpo de la joven asesinada. El empeño ahora de la Policía con el nuevo emplazamiento en La Rinconada indica que los investigadores pueden estar ante una de las últimas oportunidades para encontrar el cadáver de la adolescente asesinada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios