Patrimonio La operación se salda con cuatro detenidos y 35 objetos requisados

La Policía descubre una red dedicada al robo y la venta de obras de arte

  • Entre las piezas recuperadas hay un cuadro atribuido a la escuela de Zurbarán y una litografía de Picasso · La colección intervenida tiene un valor de 600.000 euros y apareció en casa de un anticuario que tiene un puesto en el Jueves

Comentarios 2

El salón de actos de una jefatura de policía no parece el lugar más idóneo para exponer una colección de obras de arte valoradas en más de 600.000 euros. Nunca hubieran entrado en este edificio funcional y con no demasiadas pretensiones estéticas de la avenida de Blas Infante de no ser porque alguien las robó algún día y ahora la Policía las ha recuperado en una operación que se ha saldado con cuatro detenidos. La pintura de un arcángel perteneciente a la escuela de Zurbarán y una litografía de Picasso compartían ayer escenario con varios cuadros más, con esculturas y piezas cerámicas de gran valor y con una mesa llena de micrófonos y rodeada de cámaras con asientos reservados a los mandos de la Policía y a autoridades políticas, que presentaron en rueda de prensa esta operación que se ha saldado con cuatro personas detenidas.

El trabajo de la Policía ha servido para desvelar la existencia en Sevilla de una organización dedicada al robo y la venta de obras de arte dirigida por un hombre de 72 años, Manuel P. C., apodado el Alemán, que cada semana colocaba su tenderete de antigüedades en el mercadillo del Jueves, en la calle Feria. Allí no exponía sus obras más valiosas, pero captaba a sus posibles clientes para venderles luego estas piezas.

La colección intervenida estaba repartida en dos domicilios: el suyo y el de su hijo. En el primero, ubicado en la calle Madre María Teresa, en Nervión, aparecieron obras menores. En el segundo, situado en Isla Cristina, estaban las piezas más importantes. En total se han requisado 24 pinturas, un cuadro de una virgen realizado en orfebrería, cuatro esculturas, una figura de cerámica, dos platos de este mismo material y tres litografías, una de ellas firmada por Picasso en marzo de 1951 y que representa a un toro alado. Entre todas las piezas destaca un cuadro del Arcángel San Miguel, atribuido a la escuela de Zurbarán y cuyo valor alcanza los 180.000 euros según el peritaje realizado por los técnicos de la Consejería de Cultura de la Junta.

No fue ésta, sin embargo, la obra de arte que llevó a la Policía a descubrir la trama de delincuentes. La investigación surgió cuando los agentes del Grupo de Robos de la Policía Nacional seguían la pista a una imagen sedente de Santa Ana con una Virgen niña en sus brazos que fue sustraída en mayo de 2007 de la ermita de Santa Ana de Osuna. De esta misma iglesia desaparecieron tres cuadros con motivos religiosos y otra figura de un arcángel, un robo que fue denunciado en el puesto de la Guardia Civil de Osuna por los responsables del templo.

La Policía tenía la sospecha de que la escultura de Santa Ana había sido comprada por el Alemán, así que comenzó a vigilar el puesto que cada semana instalaba en el Jueves junto con su hermano. La semana pasada los agentes intervinieron a este hombre una serie de piezas cuya procedencia no podía ser acreditada con documentos. A partir de ahí la Policía solicitó una orden judicial para registrar las viviendas del Alemán y su hijo y hallaron el material que ayer era expuesto en la Jefatura.

Una vez encontradas las piezas, los investigadores dieron con las personas que las habían robado y luego vendido al Alemán. Los autores del robo en la ermita de Osuna son dos hermanos, Jaime H. R. y José Manuel H. R., residentes en las Tres Mil Viviendas. Pero no fue éste el único robo esclarecido en esta operación.

El cuadro del Arcángel San Miguel, el más valioso de todos, había sido robado en febrero de 2005 de un chalé de Espartinas. Su propietario legal es una empresa de este municipio del Aljarafe que lo había comprado anteriormente. Junto con él desapareció un cuadro similar que todavía está en paradero desconocido.

El presunto autor de este delito es Federico G. L., especialista en el robo de obras de arte y que se encuentra actualmente cumpliendo condena en la prisión de Sevilla. Este hombre sustrajo presuntamente el cuadro del Arcángel, valorado en 180.000 euros, y se lo vendió al Alemán por 1.300. Los cuatro detenidos fueron puestos este fin de semana a disposición judicial y han quedado en libertad con cargos. La Policía investiga ahora la participación de más personas en esta trama, ya que en las diligencias figuran otros dos marchantes ilegales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios