La Policía detecta una importante caída de los robos en viviendas

  • El verano de 2009 está siendo el más tranquilo de los últimos años pese a que esta modalidad delictiva es una de las que más crecen en los periodos estivales, coincidiendo con las vacaciones

Comentarios 11

Los robos en viviendas son una de las modalidades delictivas que más han caído este verano en Sevilla capital. Este delito, habitualmente frecuente en los periodos estivales, se ha reducido al mínimo en julio y lo que va de agosto, hasta el punto de que el verano de 2009 está siendo el más tranquilo de los últimos años en cuanto a robos en viviendas se refiere, según explicaron a este periódico fuentes policiales.

La Policía Nacional sólo ha recibido cuatro denuncias por robos en domicilios en lo que va de agosto en el distrito Centro, una de las zonas de la ciudad que solía ser de las más castigadas por los delincuentes en otros veranos. Se trata, además, de cuatro robos llevados a cabo por el procedimiento del escalo, en el que el ladrón asciende por la fachada hasta conseguir entrar en el piso por alguna ventana o la terraza. Para la Policía, este detalle es una prueba de que actualmente no hay en Sevilla ninguna banda organizada de delincuentes especializados en desvalijar viviendas, ya que éstos suelen emplear otros métodos más sofisticados.

Buena parte de culpa de estos datos tan positivos se debe al dispositivo especial de la Policía Nacional y al trabajo de la Brigada de Seguridad Ciudadana, que mantiene una importante presencia policial en verano pese a la reducción de agentes por vacaciones. En el caso del centro, también es muy significativa la labor del Grupo Hércules, una unidad de motoristas que cubre específicamente el casco histórico de la ciudad y que es clave a la hora de reaccionar con rapidez a cualquier incidencia.

A lo largo de este año se han desmantelado varias bandas de delincuentes internacionales que operaban en Sevilla. Destacan dos formadas por mujeres de origen serbocroata que desvalijaron más de 30 viviendas en Triana y Los Remedios y que se apropiaron de más de 70.000 euros en un mes. Esta banda entraba en los pisos por el método del resbalón, deslizando una tarjeta o una pieza de plástico por la ranura de la puerta para hacer saltar los pestillos de la cerradura. El periodo en que más robos realizó esta banda fue el de las vacaciones de Navidad, aprovechando la ausencia de los propietarios de las viviendas. Por esta misma razón era habitual que se incrementasen los robos en viviendas en verano.

La razón que explica la caída de estos delitos este año puede estar precisamente en el hecho de que no haya bandas organizadas operando en la capital. Esto provoca que los robos sean cometidos por personas que suelen actuar en solitario y tratan de revender luego los objetos robados para sacar algo de dinero. Robar una casa implica mucho más trabajo para un delincuente no especializado que sorprender a alguien por la calle e intimidarlo para pedirle dinero. De ahí que los robos en viviendas hayan decaído mientras que en algunas zonas de la ciudad, como en Pino Montano, sí han notado un incremento de los robos con intimidación. Ya hace una semana, la Policía Nacional detuvo a un menor residente en El Vacie como autor de muchos de estos delitos.

La Dirección General de la Policía elabora cada año un catálogo de recomendaciones a los ciudadanos para impedir los robos en sus viviendas. Así, la Policía aconseja a las personas que se van de vacaciones durante un periodo más o menos prolongado que comprueben que las puertas y las ventanas de las viviendas estén bien cerradas, que no se bajen totalmente las persianas para no dar impresión de piso cerrado, que no se deje dinero ni objetos de valor en la casa y que se haga una relación detallada de cámaras, vídeos y otros aparatos, con sus números de serie, para facilitar su identificación ante un robo. También recomienda que no se desconecte el timbre de la puerta porque es una señal inequívoca de ausencia.

Se aconseja también que no se divulgue la marcha con los vecinos y que se comunique sólo a los más allegados, a los que también sería bueno dejar una llave para que realicen visitas periódicas a la casa y recojan la correspondencia del buzón. Estas mismas precauciones sirven para el lugar que se ha elegido para pasar las vacaciones. Una medida de seguridad en hoteles y apartamentos es -además de mantener el dinero y las tarjetas de crédito en lugar seguro- dejar la radio puesta al salir. Si es de noche, también está bien dejar alguna luz encendida al abandonar el lugar en el que está alojado.

La Dirección General también incluye en este catálogo una serie de recomendaciones a la población que se queda en la ciudad. La Policía pide a estas personas que avisen al 091 cuando observen a gente extraña en el portal o merodeando en la calle o si escucha ruidos en viviendas desocupadas. Nunca hay que facilitar la entrada en el bloque a personas desconocidas y exigir siempre acreditación a los técnicos del gas, la luz o el agua, cuya visita se debe confirmar telefónicamente con la empresa.

4

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios