La Policía ha detenido a 96 atracadores desde principios de año

  • Los atracos con armas de fuego se han reducido en Sevilla en un 63% en 2011, periodo en el que se registraron 38 asaltos y sólo tres ocurrieron en bancos.

Comentarios 2

Siete de la mañana del 22 de noviembre. Tres encapuchados abordan al director de la sucursal del Banco Santander de la calle Afán de Ribera en la puerta de su casa. Van armados con pistolas y obligan al directivo a subirse a su coche y llevarles hasta el banco. Allí lo fuerzan para que abra la caja fuerte y les entregue un botín de entre 60.000 y 70.000 euros. Es el relato del último atraco a un banco con arma de fuego ocurrido en Sevilla capital, una modalidad delictiva que ha experimentado un fuerte descenso en el último año.

Desde el 1 de enero hasta ayer se han registrado en Sevilla 38 atracos con armas de fuego. El número es bastante bajo si se compara con el del año 2010, que se cerró con 101 delitos de este tipo. Llevadas a porcentajes, estas cifras indican una bajada del 63%. De los 38 atracos registrados desde enero de 2011, sólo tres fueron a bancos. Esto supone un descenso importante en relación con años anteriores, puesto que en 2009 hubo 10 delitos similares, de los que nueve fueron esclarecidos por la Policía Nacional. En 2010 el número de asaltos a entidades bancarias subió a 14, de los que 11 quedaron resueltos, con sus autores detenidos y en la gran mayoría de los casos condenados.

Precisamente este porcentaje amplio de condenas es la clave del brusco descenso que esta modalidad delictiva ha experimentado en Sevilla en lo que va de año. En una entrevista concedida a este periódico, el jefe del Grupo de Atracos de la Policía Nacional en Sevilla explicó que la bajada de delitos coincide con el ingreso en prisión de los integrantes de bandas que fueron desmanteladas en 2009 y 2010 y que ahora han sido condenados en los juzgados. Generalmente los juicios se celebran un año después de las detenciones, periodo en el que han podido seguir actuando al encontrarse en libertad con cargos o por haber salido de prisión durante su estancia en situación preventiva.

La misma razón explica la bajada en el número de detenidos. En lo que va de año han sido arrestadas por este grupo 96 personas en Sevilla capital, lo que supone de nuevo una bajada importante en relación con los 167 que se cerró el año anterior. Esta unidad policial investiga únicamente los atracos cometidos con armas de fuego, un tipo de delito que requiere un perfil de delincuencia más especializada y profesional que la del robo cometido con un arma blanca en cualquier local.

De ahí que ésta sea también la unidad encargada de la lucha contra la tenencia y el tráfico de armas de fuego. Este año se han retirado 24 pistolas, revólveres y escopetas de las calles de Sevilla, cuatro menos que en 2010. Aproximadamente la mitad de las armas utilizadas por los atracadores son simuladas, pero algunas de ellas imitan perfectamente a las reales, de forma que son muy difíciles de distinguir a simple vista. Además, algunas de estas pistolas simuladas han sido transformadas manualmente para que disparen munición real.

En los atracos registrados en Sevilla no hay heridos desde el suceso ocurrido en el Bonsabor de Nervión, en el que resultó lesionado de gravedad el comisario Jesús Gómez Palacios y muerto uno de los delincuentes. Sin embargo, en septiembre de 2010 un atracador llegó a disparar su arma contra un cliente que se le resistió en una zapatería de Luis Montoto. La suerte que tuvo esta persona fue que el arma se encasquilló y no llegó a cargar el cartucho tras un primer tiro al techo.

Desde principios de 2010 han sido desmanteladas en Sevilla 13 bandas especializadas en los atracos a comercios y bancos. Varios de estos grupos estaban asentados en el distrito Macarena, en Torreblanca y en Los Pajaritos. En algunos casos la Policía encontró auténticos arsenales en los registros domiciliarios, llegando a requisar hasta un fusil de asalto. Otra arma muy común en este tipo de organizaciones criminales es la escopeta de cañones recortados, que los propios delincuentes cortan manualmente con una sierra. En otras ocasiones la Policía ha hallado uniformes militares, pasaportes falsos y placas falsas de distintos cuerpos de seguridad en manos de estos grupos de delincuentes.

La mayoría de los atracadores detenidos son sevillanos y sólo se han dado en los últimos años dos casos de bandas itinerantes de extranjeros: unos chilenos que actuaban por toda España y dieron varios golpes en Sevilla y los estonios que atracaron en septiembre la joyería Shaw, en la Plaza Nueva. También se ha desmantelado una banda de jóvenes marroquíes, algunos de ellos menores, pero asentada en Los Pajaritos. El resto eran todos españoles y vecinos de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios