Sevilla

La Policía investiga si un empresario turístico violó a decenas de clientas

  • La denuncia de una estudiante de Florida desencadena una oleada de testimonios de jóvenes estadounidenses que dicen haber sido agredidas sexualmente por el director de una agencia de viajes de Sevilla

Comentarios 13

La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre un empresario y guía turístico de Sevilla, al que decenas de clientas han denunciado por violación y abusos sexuales. La investigación la dirige una unidad central de Madrid y en ella colabora la Unidad de Familia y Asistencia a la Mujer (UFAM) de Sevilla, el grupo especializado en los casos de agresiones sexuales de la Jefatura sevillana. El caso es muy complejo, ya que no todos los hechos denunciados ocurrieron en territorio español, sino durante los viajes que la empresa organizaba tanto a Marruecos como a Portugal. El empresario es Manuel Blanco Vela y la empresa se llama Discover Excursions. La oficina de la compañía, en la calle Joaquín Guichot, junto a la Plaza Nueva, permanece cerrada, nadie contesta al teléfono, la página web lleva días desactivada y los perfiles de las redes sociales tampoco están disponibles. Los viajes que tenían programados para los próximos días se han cancelado.

Todo surgió a raíz de la publicación en Facebook de una joven de Florida (EEUU), Gabrielle Vega, el pasado 14 de marzo. En una nota en esta red social, esta chica denunciaba que una agencia de viajes de Sevilla "tiene una historia muy oscura de agresión sexual y violación". "Muchas mujeres viajan al extranjero y no tienen ni idea del peligro en que se encuentran cuando viajan con esta empresa", decía Vega, que daba el nombre de la agencia y pedía a quien hubiera sufrido alguna agresión sexual por parte del director de la misma que se pusiera en contacto con ella.

Ya ese mismo día hubo dos chicas que le escribieron. Pero la historia de Vega no se haría viral en internet hasta el 11 de abril, cuando la cadena NBC le hizo una entrevista en la que relató cómo ocurrió todo. La joven de Florida se encontraba estudiando en España, en la Universidad de Salamanca, y contrató un viaje a Marruecos con la agencia sevillana, en noviembre del año 2013. Se trata de una compañía especializada en viajes al Algarve y al norte de África para estudiantes estadounidenses. Vega fue a Marruecos con dos amigas más.

Ella tenía entonces 19 años. En el último día de este viaje, asegura que el director de la agencia de viajes la violó en el cuarto de baño de una habitación del hotel de Tánger en el que se hospedaban. Vega asegura que se tomó una cerveza y dos copas de champán y cree que su presunto agresor le introdujo alguna droga en la bebida. No recuerda nada, sólo tiene un leve recuerdo de haber ido al cuarto de baño, pero no fue hasta el día siguiente cuando sus amigas le dijeron que había pasado más de media hora en el aseo con el director de la empresa. No fue consciente de que podría haber sido víctima de una violación hasta el día siguiente, cuando ya se encontraba en Salamanca. "Estoy segura, al 100%, de que me violó", dijo Vega, quien tardó dos años en contarle lo ocurrido a su familia.

Ahora se ha decidido a denunciar los hechos y ha iniciado una campaña en internet para reunir los testimonios de otras posibles víctimas. Ha reunido a más de cincuenta chicas que aseguran haber sufrido una experiencia similar a la suya. Durante su entrevista en la NBC, Gabrielle Vega explicó que su presunto agresor no es una persona que utilizara la violencia, sino que se ganó su confianza hasta aprovechar un momento para drogarla. Cuenta que era una persona muy agradable y simpática, que las acompañaba en todo momento porque Tánger no era una ciudad segura por las noches para unas jóvenes extranjeras y que éstas tenían prohibido salir solas. Por ello, el hombre propuso que pasaran un rato en su habituación. Gabrielle asegura que el guía sirvió el champán de espaldas, por lo que cree que drogó a las tres aunque sólo abusara finalmente de ella. Recuerda que se sintió aturdida y se durmió, para luego despertarse e ir al baño, donde el presunto agresor la siguió y abusó de ella. Cuando se despertó tenía dificultades para caminar. También narra que lleva años sometida a tratamiento psiquiátrico y que sufrió estrés postraumático.

En el mismo programa de televisión la acompañaron las dos chicas que le respondieron el primer día que colgó su publicación en Facebook. Son otras dos jóvenes de Florida, Hayley McAleese y Carly Van Ostenbridge, que se sintieron identificadas rápidamente con la historia de Gabrielle Vega. Estas dos chicas, también de 19 años, estudiaban en la Universidad de Valencia y contrataron un viaje con Discover Excursions al Algarve, concretamente a Lagos. También iba con ellas el director de la agencia, que también les explicó que era una ciudad peligrosa para muchachas que salieran solas. Por ello les propuso que pasaran un rato en su habitación, donde iba a haber una fiesta. Cuando subieron se dieron cuenta de que no había nadie más. El director de la agencia comenzó a bailar de manera sensual y empujó a una de ellas contra la pared. Las chicas lograron zafarse y salieron chillando de la habitación. Se marcharon a una habitación con otros chicos que iban en el viaje y después presentaron una denuncia por lo ocurrido.

A los dos días de publicar su entrada en Facebook, hubo ocho chicas que contactaron con Gabrielle Vega para explicarles que habían sufrido ataques similares por parte de la misma persona. Desde entonces ya suma más de cincuenta testimonios de jóvenes presuntamente agredidas. Los presuntos abusos y agresiones sexuales ocurrieron entre el año 2009 y el mes pasado. El director de los programas internacionales de la Universidad Estatal de Florida, James Pitts, emitió un comunicado en el que recomendaba a los estudiantes que no contratasen esta agencia de viajes porque no era una empresa segura.

La investigación policial y judicial del caso es extremadamente compleja porque intervienen varios países. En teoría cada violación o abuso debe investigarse en el lugar en el que ocurrieron los hechos, que han podido suceder tanto en España como en Portugal y Marruecos. Es decir, interviene la jurisdicción de tres países distintos, uno de ellos con una legislación muy diferente como es Marruecos. A ello se le une el hecho de que las víctimas son estadounidenses. A pesar de ello, la Policía española ha abierto una investigación para tratar de esclarecer lo ocurrido y determinar si puede perseguir al menos los delitos que hayan sucedido en España.

Este periódico contactó anoche con el director de Discover Excursions, Manuel Blanco Vela, quien no atendió a las llamadas telefónicas pero sí respondió a través de un mensaje de WhatsApp. Éste es el texto íntegro: "Desde nuestra empresa, solo podemos comentar que son todo injurias y calumnias. No existen demandas ni pruebas de ningun tipo. Todo se hizo viral y sin fundamento. Los abogados de la empresa están al tanto, en EEUU y en España".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios