La Policía reduce al mínimo sus servicios contra la piratería

  • Los dos almacenes donde se guarda el material intervenido están cerrados y no hay sitio para dejar los objetos

Comentarios 3

La Policía Local de Sevilla lleva unas semanas sin realizar servicios contra la piratería y la ropa falsificada porque los almacenes en los que se depositaban estos objetos se encuentran cerrados. En el caso de que se produzca alguna intervención forzosa, los agentes llevan la mercancía incautada a las instalaciones de la empresa Mudanzas Rocío, aunque esta solución sólo se usa para pequeñas cantidades.

Esta falta de espacio para guardar los objetos requisados ha motivado que la Jefatura haya ordenado a los agentes que reduzcan al mínimo sus intervenciones y que dejen de hacer las rondas que hasta hace un mes llevaban a cabo en los distintos mercadillos de la ciudad. Mientras que antes cada fin de semana solía cerrarse con varios miles de artículos requisados entre material audiovisual, ropa de marca y perfumes falsos, ahora apenas se pasa del centenar de objetos.

Estas instrucciones incluso han creado cierta desazón en el seno de los agentes de la Unidad de Medio Ambiente (UMA) de la Policía Local, grupo especializado en la lucha contra los delitos contra la propiedad industrial e intelectual y que ha sido condecorado en varias ocasiones por sus resultados en este campo. El Ayuntamiento llegó a diseñar una reorganización de la Policía Local en la que desaparecía esta unidad, aunque esto nunca se llevó a la práctica.

A la situación actual se ha llegado después de que en junio del año pasado la Inspección de Trabajo atendiera una denuncia del Sindicato Profesional de la Policía Municipal de España (Sppme) sobre el incumplimiento de las normas de seguridad laboral en el almacén de la Policía Local en la Jefatura, en la isla de la Cartuja. La central mayoritaria en el cuerpo solicitó el cierre temporal del edificio porque en él se acumulaban y apilaban -a veces sin orden alguno- los objetos intervenidos desde el año 1999, entre los que habían numerosos productos inflamables.

Tras la clausura de este almacén, el Ayuntamiento habilitó un espacio alternativo en la segunda planta del Hogar Virgen de los Reyes. El volumen de productos requisados por la Policía Local es tal que estas dependencias pronto se quedaron pequeñas. Aunque aún queda sitio, el Consistorio decidió cerrar este almacén después de una inspección del departamento de prevención de riesgos laborales, que criticó la forma de apilar los objetos y las posibilidades de derrumbe que existían si se seguía acumulando carga en determinadas zonas del edificio.

Así que desde hace poco más de una semana los dos almacenes se encuentran cerrados y no hay sitio para llevar el material intervenido. Sólo en el caso de que se produzca un servicio puntual podrían llevarse los objetos a la sede de la empresa Mudanzas Rocío. La Policía Local suele cerrar cada año con unos 200.000 artículos intervenidos, entre CD, DVD, videojuegos, ropa y perfumes. Por ejemplo, en 2004 se intervinieron 197.049 productos, en 2005 234.120 y al año siguiente 193.756. En 2007 la cifra fue aún más elevada después de que en las fiestas navideñas se redoblaran las operaciones policiales, sobre todo en los dos mercadillos más grandes de la ciudad: el del Charco de la Pava y el de Alcosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios