La Policía relaja la presión contra las 'botellonas' durante Navidad

  • El Cecop apenas registró incidencias por consumo de alcohol en la calle durante la pasada Nochebuena · Los vecinos piden que se controle el cierre de los bares

Comentarios 1

La Policía Local de Sevilla se mantendrá flexible en la aplicación de la ley antibotellón durante lo que queda de fiestas navideñas, después de que en la pasada Nochebuena apenas se registraran incidencias derivadas del consumo de alcohol en la calle. Fuentes del Centro de Coordinación Operativa (Cecop) del Ayuntamiento de Sevilla indicaron a este periódico que la noche del 24 al 25 de diciembre transcurrió muy tranquila y sin que se recibieran quejas vecinales por botellonas.

Nochebuena y Nochevieja son dos fechas consideradas como especiales por su carácter festivo, como ya anunciara la concejal de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Nieves Hernández. De ahí que se hayan hecho excepciones a la ley andaluza que prohíbe beber en la calle. El Ayuntamiento, sin embargo, anunció que actuará contra las grandes concentraciones de personas bebiendo en la vía pública siempre que éstas generen molestias en zonas residenciales. En la primera de las noches festivas, de momento, los agentes de la Policía Local no tuvieron que intervenir para disolver ninguna botellona de este tipo.

El anuncio del Ayuntamiento de relajar la presión policial en las zonas de ocio nocturno motivó ayer la respuesta de la plataforma cívica Por el Derecho al Descanso, una de las entidades vecinales más activas en favor de la aplicación de la normativa autonómica. La portavoz de este colectivo, Dolores Dávila, reconoció la excepcionalidad de festividades tales como Nochebuena y Nochevieja, pero instó al Ayuntamiento a que mantenga la vigilancia para evitar molestias en zonas más próximas a los edificios de viviendas, así como a hacer cumplir el horario de cierre de pubs y bares de copas en estas noches.

La representante de esta plataforma indicó a Europa Press que los vecinos "no quieren que los bares estén abiertos toda la noche, ya que cada vez más se ve que es el lugar preferido de celebración de estas fiestas". No obstante, reconoció que es, hasta cierto punto, lógico que "se pase la mano". Por ello, instó a que la Policía Local se afane en hacer respetar el horario a estos establecimientos, "porque hay muchos bares que siguen molestando y los residentes de algunas zonas están inquietos ante la posibilidad de retirada de la calificación de Zona Acústicamente Saturada (ZAS)".

Con respecto a la situación vivida en las Navidades del pasado año, que coincidieron con los primeros días de aplicación de la normativa autonómica que lucha contra el consumo en la vía pública, Dávila admitió una "mayor presencia policial" en lugares que antaño eran focos problemáticos, como barrios del centro, si bien alegó que "siempre que haya pequeños focos hay riesgo de que la cosa vaya a más". En lo referente a incidencias causadas por concentraciones juveniles masivas, la portavoz vecinal citó como principal punto de conflicto la avenida Ramón de Carranza, en Los Remedios.

También reaccionó ayer el presidente de la Confederación de Asociaciones de Vecinos de Andalucía (CAVA), Antonio Viruez, que pidió a los ayuntamientos andaluces que ejerzan un "especial control" sobre la venta de alcohol a menores durante las fiestas navideñas, "haciendo frente a los indeseables que en estos días pretenden hacer su agosto". La CAVA presentó a finales de octubre un informe sobre el incumplimiento de la ley antibotellón realizado después del verano en 23 ciudades y municipios andaluces. Sevilla aparecía como uno de los lugares en los que no se cumplía íntegramente la ley, ya que es habitual que los clientes de los bares saquen las consumiciones fuera del local y las tomen en la calle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios