La Policía atribuye a un acto vandálico las explosiones junto al Estadio de la Cartuja

  • Las primeras hipótesis de los agentes afirman que podría tratarse de objetos pirotécnicos de gran potencia.

Comentarios 5

La Policía Nacional atribuyó ayer al vandalismo la explosión de un artefacto pirotécnico en las inmediaciones del Estadio de la Cartuja, ocurrida sobre las diez y media de la noche del miércoles. La deflagración provocó destrozos en uno de los macetones que se utilizan para sostener una de las pérgolas situadas junto a la puerta K del estadio. Los cascotes de esta pieza del mobiliario urbano saltaron en varias direcciones y se esparcieron en un radio de varios metros por los aparcamientos del estadio, si bien ninguna persona resultó alcanzada ni herida por ellos. 

Tras las primeras investigaciones realizadas por los Técnicos de Desactivación de Explosivos (Tedax) y la Policía Científica, todo apunta a que el artefacto que explotó no era más que varios petardos de gran tamaño acumulados en un hueco del macetón, lo que hizo que el efecto de la explosión fuera más potente y se oyera hasta en un kilómetro de distancia. También hicieron explosión otros dos artefactos de este tipo en las inmediaciones del estadio, si bien estos dos no causaron daños. 

Vídeo: Antonio Pizarro

Los investigadores están haciendo gestiones para tratar de localizar el origen de este material pirotécnico e identificar a las personas que los encendieron. Algunos testigos explicaron ayer que habían visto a un grupo de jóvenes merodeando por esta zona poco antes de la explosión. Los agentes interrogaron en el lugar de los hechos a un camionero búlgaro que se encontraba durmiendo en el interior de su vehículo, si bien éste no consiguió aportar ningún dato relevante. 

La Policía descartó que el suceso tenga cualquier mínima relación con un acto terrorista o con un grupo organizado. El subdelegado del Gobierno en Sevilla en funciones, Faustino Valdés, también se refirió ayer estos hechos aprovechando su asistencia a un acto público. Valdés confirmó la hipótesis del vandalismo como principal línea de trabajo de la Policía, si bien se mostró cauto a la hora de no descartar ninguna otra vía de investigación. 

El subdelegado también explicó que merced al cronograma habitual de la Policía Nacional, los agentes han intensificado en estas fechas, con motivo de las festividades navideñas, las inspecciones en los negocios relacionados con la pirotecnia. 

También lo harán a partir del próximo lunes los agentes de la Policía Local, que comenzarán sus inspecciones en quioscos, bazares y mercadillos, donde está prohibida la venta de este material. Fuentes municipales explicaron que en Sevilla capital sólo hay 11 establecimientos autorizados para la venta de material pirotécnico y que este tipo de tiendas están muy controladas. La venta de cualquier artefacto -salvo la de los pistones de percusión para pistolas de juguete- está prohibida a niños menores de 12 años. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios