El Polígono Sur a pie de obra

  • El Foro Dolmen visitó el barrio para ver los avances urbanísticos de la zona en los dos últimos años

"Nos encargamos de llevar el alma a las obras, porque una obra sin alma está incompleta". Con estas palabras el Comisionado para el Polígono Sur, Jesús Maetzu, comenzó ayer su presentación sobre los resultados obtenidos, hasta el momento, en el Plan Integral de Rehabilitación del Polígono Sur. Un plan que los trabajadores y estudiantes del máster de Dolmen pudieron conocer en primera persona mediante la visita guiada que realizaron al barrio para ver de cerca los avances urbanísticos que esta iniciativa ha supuesto en las seis zonas que integran el Polígono Sur.

El motivo de la visita de ayer se sitúa dos años atrás, cuando el Foro Dolmen organizó un primer contacto con el barrio y acudió al Centro Cívico El Esqueleto, donde Jesús Maetzu presentó ante la directiva y trabajadores de Dolmen la teoría de lo que hoy se está gestando. El fin, dice el director de Formación y de la Iniciativa Social de Dolmen, Manuel Hernández, es "implicar a las personas en los problemas que tenemos más cercanos. Concienciar desde una formación integral y de proximidad para poder desmitificar muchos prejuicios".

Foro Dolmen abandonó así por un día su sede de la calle Tetuán y se trasladó "para ver lo que se está haciendo y hará, y demostrar que aquello no es la ciudad sin ley", destacó Hernández momentos antes de realizar la visita.

Dos autobuses acogieron a unas 60 personas -entre directivos, personal y alumnos del Máster Universitario en Jefatura de Obra de Dolmen- y recorrieron las calles del Polígono Sur, mientras que Jesús Maetzu, Pepe Lobillo (coordinador del Área de Urbanismo y Convivencia) y Diego Gómez Ojeda (gerente de la Oficina de Rehabilitación) comentaban las intervenciones realizadas al paso de los autocares por las distintas obras ejecutadas.

Con esta iniciativa, Foro Dolmen, representado ayer por su presidente, Juan Manuel Sanz, prestó su apoyo y colaboración con un barrio en el que trabajan de forma directa a través de los cursos de albañilería para mujeres. Un programa de inserción laboral que ya ha vivido la experiencia de tener al 60% de las mujeres que finalizaron con éxito el curso en algunas de las obras que gestiona Dolmen.

"También a través de la mesa de empleo hemos mostrado nuestro interés y apoyo a las mujeres y al barrio", señaló Manuel Hernández, que destacó la colaboración que hacen con los talleres de empleo de la zona mediante la contratación de las personas que los han cursado.

Y es que para el Foro Dolmen -donde siempre se tratan los temas (cambio climático, política, sostenibilidad...) desde una perspectiva humanista- la implicación en el ámbito social es fundamental para el desarrollo y mejora de zonas con riesgo de exclusión social.

Maetzu comenzó el viaje enumerando las seis barriadas que componen el barrio, todas delimitadas por el Parque Guadaíra, donde Maetzu hizo un inciso sobre su futuro uso y disfrute por parte de "nuestros vecinos a través de huertos y otras actividades". Le siguió en su explicación las reformas realizadas en los edificios de Martínez Montañés o la reurbanización sufrida en las calles de Murillo, zona en la que Pepe Lobillo insistió en la importancia que tuvo la puesta en común de vecinos, presidentes de comunidades y la Gerencia de Urbanismo. También hubo lugar para las obras ya finalizadas, como la construcción de una calle en Antonio Machado o la creación del Centro de Orientación de Empleo.

Una vez finalizada la visita, en El Esqueleto, los pasajeros descendieron de los autobuses y pasaron a una de las salas del Centro Cívico, donde Maetzu y su equipo de colaboradores expusieron en una charla -abierta a todos los ciudadanos- los datos que mostraron los avances del Plan Integral de Rehabilitación, así como las futuras obras aún por ejecutar. Un plan de convivencia que ayer unió aún más a Dolmen y sus trabajadores con el Polígono Sur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios