Procesados nueve imputados por el tiroteo en el que murió una niña

  • La juez atribuye a los miembros del clan de los Perla hasta cuatro delitos, entre ellos homicidio

Una juez de Sevilla ha dictado auto de procesamiento por el tiroteo que mató a una niña de siete años en agosto de 2013 y ha atribuido delitos de homicidio, tenencia ilícita de armas, tráfico de drogas y encubrimiento a los nueve imputados en la causa.

Fuentes del caso informaron a Efe de que la juez de Instrucción número 20 de Sevilla ha concluido la investigación del caso, tras lo cual volverá a tomar declaración a los imputados en los próximos días y remitirá el caso a la Audiencia de Sevilla para su calificación y enjuiciamiento.

Por este caso cumplen prisión la matriarca del clan de Los Perla, su esposo e hijo, acusados del tiroteo registrado el 21 de agosto de 2013 en la barriada sevillana de las Tres Mil Viviendas, en el que murió una niña de siete años cuyos padres eran ajenos al conflicto entre los dos clanes.

La juez ha imputado a los acusados hasta cuatro delitos de homicidio, tenencia ilícita de armas, encubrimiento y tráfico de drogas por los estupefacientes hallados en la finca de Hinojos (Huelva) donde se refugiaron tras el tiroteo.

El informe de balística ha establecido que los agresores dispararon desde una distancia de entre 7 y 11 metros, se colocaron las armas para conseguir puntería y uno de ellos no se detuvo hasta vaciar el cargador.

Según dicho informe, el cartucho de calibre 12 Gauge que mató a la pequeña atravesó el cristal de la ventana de su casa antes de impactar contra su cuerpo y terminó incrustado en una pared del salón.

Todos los disparos fueron hechos desde el exterior de la calle hacia el interior de dos viviendas situadas en el bajo de un bloque de pisos de la calle Orfebre Cayetano González.

Por este suceso continúan en prisión la matriarca del clan presunto autor del tiroteo, María del Carmen B. H., apodada la Perla, así como su marido y su hijo, acusados de efectuar los disparos que acabaron con la vida de la pequeña Encarnación S.S. e hirieron a sus padres.

El esposo de la Perla, Antonio G. M., el Coleta, disparó presuntamente con una pistola marca Glock contra la vivienda del Bajo A y lo hizo en dos series, primero desde una farola situada en una rotonda a unos 25 metros y luego a la izquierda de la vivienda, a una distancia de entre 8 y 11 metros.

Su hijo Antonio G.B., que supuestamente utilizó la escopeta cuyo proyectil mató a la pequeña, "solo dejó de efectuar disparos cuando vació el cargador", que tiene una capacidad de almacenamiento de siete cartuchos, según los peritos policiales.

Todas las armas (dos pistolas, dos escopetas y tres fusiles) intervenidas en la operación son ilegales al haber sido recortadas y modificadas y su uso está prohibido, según los expertos, que también dieron cuenta de la incautación de varios centenares de cartuchos y proyectiles.

El tiroteo se produjo cuando varios miembros del clan de la Perla se dirigieron al domicilio de los Mariano en la barriada de las Tres Mil Viviendas para pedir explicaciones por un secuestro ocurrido en mayo de 2013.

Los imputados aseguraron en su defensa que abrieron fuego después de que fueran recibidos a tiros por los integrantes del clan de los Mariano. Los otros miembros de la familia de la Perla, que llevaban palos, declararon ante la juez que emprendieron la huida al oír los disparos, según dijeron en su día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios