Profesora y alumna de la vida y la muerte

  • Médica del la AECCMédica de la Asociación Española Contra el Cáncer, estuvo seis años ofreciendo cuidados paliativos a enfermos terminales y ahora realiza una labor de prevención sobre hábitos de vida saludables

Aunque confiesa que tiene poco de poeta, a Lola Torres, su experiencia de más de una década en la Asociación Española contra el Cáncer, y muy especialmente los seis años que trabajó en la unidad de cuidados paliativos a domicilio, le han enseñado mucho sobre lo que realmente importa en la vida. "Era duro, aunque también gratificante", afirma esta médica general, que iba con una ATS a los domicilios de esos enfermos oncológicos "en algunos casos desatendidos por la Administración por estar un poco en un terreno de nadie; ni para estar hospitalizados, ni para el médico de cabecera". Ver la muerte "en directo", confiesa, nunca es agradable, pero de estos enfermos también aprendió mucho. "Cambiaban todas sus referencias. Se daban cuenta de que le habían dado importancia a cosas que no la tienen y valoraban lo que sí es importante de verdad: la familia, los amigos, el amor". Desde hace dos años, en el que se acabó este programa en la asociación, se dedica a labores de prevención, dando charlas por la provincia en las que reivindica hábitos de vida saludables. "El problema de la Administración, la población y la sociedad en general es que reaccionamos muy tarde a los factores de riesgo: el tabaco lo es desde hace muchos años y ahí está. Pero también la contaminación ambiental, la alimentación...". Son, dice, en cualquier caso, temas "muy complejos" que requieren una reflexión general.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios