Protestas por no poder montar su mercadillo los domingos en el Charco de la Pava

La asociación El Rastro Ecológico ha organizado una manifestación este miércoles por la mañana para reclamar al Ayuntamiento de Sevilla que se permita a comerciantes vinculados a la misma volver a instalar su "rastro" o mercadillo en el Charco de la Pava los domingos por la mañana.

Y es que han pasado ya más de "dos meses" desde que la Policía Local "les levantó el rastro" y estos comerciantes "no pueden vender", según ha enfatizado a Europa Press un colaborador de dicha asociación, que ha explicado que la manifestación se iniciaba en el Charco de la Pava y ha culminado ante la sede del Ayuntamiento hispalense con la participación de "unas 150 personas".

Este portavoz de los manifestantes ha argumentado que, durante los años 2014, 2015 y 2016, han podido ejercer su actividad en el mercadillo del Charco de la Pava los domingos, teniendo "autorización" para ello.

De esta manera, según ha agregado, agentes de la Policía Local controlaban, con un "listado" que poseía el cuerpo, "quiénes entraban y salían" del mercadillo, pero hace unos dos meses, a finales de octubre, la Policía "llegó de buenas a primeras" impidiendo la instalación del rastro de los domingos por la mañana.

Desde la asociación El Rastro Ecológico han afirmado sentirse "engañados" y "manipulados" por el Ayuntamiento, ante cuya sede, en la Plaza Nueva, tienen previsto permanecer al menos "hasta las 13:00 horas" de este miércoles "armando jaleo".

El colaborador de la asociación ha criticado a la concejal delegada de Economía, Comercio y Relaciones Institucionales, Carmen Castreño (PSOE), a quien han acusado de querer hacer "lo que ella diga". 

En esa línea, desde la asociación 'El Rastro Ecológico' señalan en un escrito en el que informan de la movilización de este miércoles su "más enérgica protesta ante el tratamiento que está sufriendo por parte de la Dirección General de Economía y Comercio, así como de la Gerencia de Urbanismo" de Sevilla.

Desde la asociación hablan de "varias reuniones" mantenidas "con diferentes administraciones afectadas", e indican que, "antes de proceder a la regularización de los once mercadillos existentes" en la ciudad, "se nos prometió que nos dejarían instalar en el Charco de la Pava mientras tanto se procedía a la regularización de este mercado tan 'atípico'".

Una vez "cerrado dicho mercadillo" el pasado día 29 de octubre de 2017, desde la asociación se pusieron "en contacto con las diferentes administraciones al objeto de solicitarle alguna explicación e intentar subsanar lo ocurrido", y "en repetidas reuniones se nos han exigido unos requisitos que hemos ido solventando y aportando en la medida que se nos iban pidiendo", según agregan.

Desde 'El Rastro Ecológico' indican que les dieron "la esperanza, o así lo entendió esta asociación, de que previa entrega de un informe se nos concedería una instalación mensual debiendo renovar dicha solicitud cada mes", e incluso, "una vez se entregó el informe solicitado, se nos dijo que en 48 ó 72 horas se nos participaría la decisión, y si no había problema u objeción alguna podríamos instalar dicho mercadillo".

Sin embargo, "en reuniones posteriores a la entrega del informe, entre la Dirección General de Economía y Comercio y la Gerencia de Urbanismo", se han pasado "continuamente el dar la oportuna autorización sin decirnos cuáles de ellas son competentes en dicha materia, comentándonos en última instancia que había un error en el informe, sin darnos explicaciones".

Desde esta asociación agregan además que "existen otros mercados en esta ciudad", como 'El Jueves', "que se encuentra en la misma situación" que 'El Rastro Ecológico', ya que ninguna de las dos figura regulada "en la Ordenanza Reguladora de los Mercados en la Ciudad de Sevilla".

Así las cosas, desde 'El Rastro Ecológico' quieren que se les "participe en qué error hemos incurrido en el informe que presentamos en su día en la Gerencia de Urbanismo, así como que se nos responda por escrito la autorización o denegación de la instalación del mercado que venía instalando esta asociación todos los domingos de cada mes, así como qué administración es competente para conocer de estos hechos y poder expedir la oportuna autorización". 

Cabe recordar que, el 29 de octubre del pasado año, un dispositivo del Ayuntamiento de Sevilla desplegado por la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, en coordinación con la empresa Lipasam y la Delegación de Economía, Comercio y Relaciones Institucionales, impidió la instalación del mercadillo "ilegal" de los domingos en el Charco de la Pava, que había suscitado "múltiples quejas por parte de los ciudadanos que suelen utilizar las áreas ajardinadas y de aparcamientos de esta zona", según informó entonces el Consistorio en un comunicado.

Desde el Ayuntamiento detallaron que el dispositivo policial estaba conformado por 22 agentes y se había iniciado de madrugada "para así impedir la proliferación de los puestos de venta que realizan su actividad al margen de la legalidad, dado que la venta ambulante en domingo en el Charco de la Pava no está autorizada".

Lipasam, por su parte, montó un operativo especial compuesto con cuatro brigadas y un inspector, una barredora de gran capacidad y un camión con cuba para la retirada de las mercancías abandonadas y la suciedad de aquellos puntos de venta que se montaron previamente, así como para proceder a la limpieza general de la zona.

Según expuso entonces el delegado municipal de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, "son múltiples las razones que nos han llevado a intervenir con esta contundencia, tras muchos controles todos los domingos para disuadir a esos vendedores ilegales".

"Primera, por ser una actividad comercial ilegal. Segunda, por haberse convertido en un foco para deshacerse de objetos presuntamente robados. Tercera, porque había puestos de alimentación sin control administrativo ni sanitario, con el consiguiente riesgo para la salud de las personas. Cuarta, por frecuentes episodios de alteración del orden público tanto agresiones entre los propios vendedores como a agentes de la Policía Local. Quinta, por la suciedad y los comportamientos incívicos. Sexta, por el coste de los operativos policial y de Lipasam. Y séptima, por las constantes quejas ciudadanas", comentó el edil.

Cabrera agregó que, "a pesar de nuestra disposición al diálogo y el intento de la delegada de Economía y Comercio, Carmen Castreño, para que se normalizara el mercadillo del domingo, no ha sido posible y hemos tenido que actuar".

Además, el edil de Seguridad aclaró que "ese dispositivo se mantendrá en las próximas semanas para que este punto de venta ambulante ilegal desaparezca, al igual que hicimos con el ilegal del Mercatemático, en Su Eminencia".

Según indicó el Ayuntamiento, en los últimos dos años, el equipo de gobierno local "ha trabajado con las asociaciones del comercio ambulante en la normalización de los mercadillos y en el desarrollo de su ordenanza municipal, y el fruto han sido los distintos planes de actuación, aprobados por el Pleno del Ayuntamiento el día 30 de junio pasado".

En concreto, fueron once planes de actuación para otros tantos mercadillos, entre ellos el que tradicionalmente se celebra los sábados en esta zona del Charco de la Pava. Se desarrollaba así la ordenanza municipal del año 2014 y, tras su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), todos están ya en vigor.

Desde el Consistorio apuntaron que "la actividad del domingo en el Charco de la Pava no cabe considerarse un mercadillo de venta ambulante ni en virtud de la actual ordenanza municipal reguladora del comercio ambulante de Sevilla ni de la Ley de Comercio de la Junta de Andalucía, en la que se basa la propia ordenanza municipal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios