El Puerto renovará el Puente de las Delicias para evitar nuevas averías

  • Un proyecto determinará qué mejoras son necesarias para que no se vuelvan a repetir los fallos eléctricos e hidráulicos que impiden su apertura para que los barcos entren en la dársena del río

No han sido pocos los cruceros que en los últimos años han tenido que modificar su itinerario al entrar en la dársena del río debido a que una serie de averías en el Puente de las Delicias no permitía levantar sus hojas para posibilitar el paso de embarcaciones. La Autoridad Portuaria ya ha dado el primer paso para evitar que se repitan esos fallos técnicos con una licitación -cuyo plazo para que las empresas interesadas presentaran sus ofertas concluyó este viernes- para contratar la redacción del proyecto Adaptación del puente móvil de las Delicias a nuevos requerimientos. La intención de la asistencia técnica es realizar varias mejoras para eludir que se produzcan fallos eléctricos a la hora de levantar sus hojas o en el sistema hidráulico, que suelen producirse por salirse de su base uno de los mecanismos que permitían que se abriera el viaducto.

Uno de los últimos problemas en el puente móvil se produjo a finales de marzo, cuando una avería eléctrica en el mecanismo de las plataformas levadizas impedía bajarlas para el paso de los vehículos y peatones. La circulación tuvo que ser desviada por la Policía Local durante varias horas. Este incidente no tendría mayor importancia si fuera aislado, pero en los últimos años se han producido al menos ocho fallos de características similares. En algunas ocasiones el puente ha permanecido inutilizable varios días, lo que ha provocado serios problemas de tráfico, al suponer una de las vías principales de entrada a la ciudad.

El pliego señala que se deberá realizar una revisión de los sistemas electromecánicos y de control para identificar los elementos que no tengan un funcionamiento óptimo. Dentro de lo posible, se intentará la adaptación de los sistemas actuales, de manera que con las modificaciones planteadas tengan un funcionamiento compatible con los puentes móviles de la nueva esclusa del Puerto de Sevilla. Se buscará que el Puente de las Delicias pueda ser telemandado desde el centro de control de la nueva esclusa. Por otro lado, dentro de las actuaciones se incluirán los trabajos de mejora y adaptación a nuevas cargas del puente del ferrocarril, completando las actuaciones realizadas hace cinco años sobre la pila sur. Con la finalización del proyecto constructivo, la adjudicataria está obligada a entregar un manual de instrucciones de mantenimiento minucioso y detallado.

Entre los trabajos que tendrá que realizar la empresa que resulte ganadora de un concurso licitado por 181.500 euros (IVA incluido) se encuentran las verificaciones de la instalación mecánica, eléctrica y de control e hidráulica; comprobar el estado estructural y funcional del puente viario; estudio de alternativas de las distintas soluciones; e incorporar un programa de ejecución de los trabajos detallado que minimice los periodos de inutilización de los puentes y las afecciones que la obra puede generar. El proyecto que deberá estar redactado cuatro meses después de la firma contendrá también un plan de mantenimiento del puente y la documentación necesaria para su contratación.

Hace justo un año la intención de la presidenta de la Autoridad Portuaria por entonces, Carmen Castreño, era que antes de este año el puente estuviera totalmente modernizado en la prevención de averías. El tope de fecha puesto por el Puerto obedeció a dos razones. Por un lado, evitar cuanto antes nuevos problemas y, por otro, lograr que el coste de la mejora -cifrada en un millón de euros-pueda sufragarse con los fondos europeos Feder, lo que evitaría que el gasto corra por parte de la administración portuaria.

Este puente se inauguró en 1990 como una de las nuevas infraestructuras con las que contaría la ciudad para la Exposición Universal de 1992. Sustituyó en sus funciones al antiguo puente de hierro de Alfonso XIII (obra de otra exposición, la de 1929) y su tablero se eleva para permitir la llegada de grandes embarcaciones. En los últimos años se han producido varias averías que han impedido el paso de los cruceros y de los coches. Una de las más llamativas tuvo lugar el 13 de marzo de 2010, que impidió que el puente se elevara durante seis días y que tres embarcaciones pudieran salir. Hace cuatro años uno de los diseñadores del puente, Leonardo Fernández Troyano, ya alertaba de la necesidad de revisar el sistema de funcionamiento tras soltarse uno de los gatos hidráulicos, lo que provocó que el puente no se abriera durante varios días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios