Punto de encuentro para los padres solidarios

  • El Colegio de Médicos acogió el II Foro de Asociaciones de Acogimiento Temporal de Menores Bielorrusos

Quien salva una vida, salva al mundo entero. Con este proverbio judío en el cartel de presentación se recibe a la entrada del Colegio Oficial de Médicos a los asistentes al II Foro Nacional de Asociaciones de Acogimiento Temporal de Menores Bielorrusos. Debates, intercambios de experiencias y de dudas han protagonizado los actos de este punto de encuentro entre hermandades y entidades solidarias con este proyecto, a los que se ha pedido incluso mayor implicación y seguimiento.

En las distintas ponencias se ha hablado de actuaciones sanitarias, de los criterios de selección, de la ayuda humanitaria y de aspectos legales y administrativos de los programas de estancia, además de celebrarse una asamblea para potenciar la formación de la Federación Nacional. Y es que cerca de 3.000 niños bielorrusos visitan España durante el verano, de los cuales la mitad permanecen en Andalucía y de éstos la mitad son acogidos por familias de distintos municipios de la provincia de Sevilla.

Los criterios que establecen estas asociaciones, cuyo trabajo comenzó en 1995, han cambiado con los años para tratar de escoger a los niños más desfavorecidos de ese país, el cual sufrió en 1986 las consecuencias de la catástrofe de la central nuclear de Chernobil, en la vecina Ucrania. De esta manera, diversos miembros de estas asociaciones visitan junto a psicólogos a los niños en Bielorrusia, donde se planea montar una oficina permanente al no existir relaciones diplomáticas entre ambos países.

Anastasio León, coordinador nacional, animó a los asistentes a desarrollar una "mayor implicación para no dárselo todo hecho". "Vamos buscando dar un nuevo paso en nuestra filosofía que consiste en no olvidar a los niños acogidos ni a sus familias, dando continuidad a lo hecho", explicaba durante su intervención en una ponencia, a la vez que recordaba la importante colaboración que han desarrollado los ayuntamientos de Estepa, Albaida y Casariche, entre otros, así como la Diputación.

Otra de las participantes, la directora general de Infancia de la Junta, Carmen Belinchón, destacó "el trabajo en la sombra" de este tipo de entidades, de los cuales "se habla poco a pesar del interés que demuestran en sus programas". Por su parte, Francisco Yoldi, coordinador del foro y de las hermandades en Sevilla, apuntó que "este verano harán falta más familias" al aumentar el número de niños y de hermandades unidas a la causa, como los Javieres, el Dulce Nombre, la Trinidad y el Consuelo de Cantillana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios