La Raza formaliza su recurso contra la caducidad de la concesión del parque

  • En caso de no prosperar, empresario, Sánchez-Cuerda anuncia que emprendería un litigio por la vía Contencioso Administrativa.

Comentarios 2

El Grupo Hostelero La Raza ha entregado este viernes en el registro del Ayuntamiento, su recurso de reposición contra la resolución que declara la caducidad de la concesión demanial, derivada de un arrendamiento de renta antigua, gracias a la cual el restaurante La Raza funciona en un espacio del parque de María Luisa.

El director del Grupo La Raza, Pedro Sánchez-Cuerda, ha informado de que este viernes, la empresa ha entregado en el registro del Ayuntamiento su anunciado recurso de reposición, formado de "25 páginas repletas de argumentos jurídicos y jurisprudencia", con lo que La Raza queda ahora a la espera de que la Administración local conteste a dicho recurso. En caso de no prosperar este recurso de reposición que debe resolver el Ayuntamiento, según ha recordado el empresario, el conflicto se traduciría en un litigio por la vía Contencioso Administrativa.

El pasado 2 de mayo expiró la última prórroga que regía sobre el contrato de arrendamiento suscrito en 1972 entre el Ayuntamiento como titular del recinto del restaurante La Raza, en una esquina del parque de María Luisa, y José Rodríguez Cala como fundador del negocio, tratándose de un contrato que había venido prorrogando anualmente.

Los contratos

En ello incide el acuerdo adoptado por el Ayuntamiento hispalense para extinguir los contratos de arrendamiento de locales de negocios formalizados con anterioridad al 9 de mayo de 1985, es decir de renta antigua, conforme a lo recogido en la Disposición Transitoria Tercera de la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Y es que según Sánchez-Cuerda, mientras en la mayoría de los casos se reconoció a los arrendatarios de cada espacio un derecho "preferente a continuar" en tales locales municipales pero a través de un "nuevo arrendamiento" actualizado, respecto a cinco espacios de titularidad municipal, entre ellos el restaurante La Raza, el Ayuntamiento resolvió considerar los alquileres como "concesiones" demaniales al recaer sobre bienes de dominio público y no meros bienes patrimoniales. Respecto a La Raza, el Consistorio resolvió "que la concesión finaliza cuando termina la prórroga en curso", en este caso el pasado 2 de mayo.

El recurso de reposición de La Raza, en ese sentido, sostiene que aunque en 1985 el Ayuntamiento emprendió una revisión de oficio de este arrendamiento al entender que el espacio del restaurante es un bien de dominio público y por su naturaleza no cabía un arrendamiento convencional, con la idea de convertir dicho contrato de alquiler en "una concesión", dicho procedimiento habría sido "archivado" y el contrato de arrendamiento "se mantuvo", por lo que los directivos de La Raza interpretaban que el mismo "era correcto".

"Las consecuencias del error"

"Las consecuencias de ese error no pueden recaer ahora exclusivamente sobre el titular del contrato de arrendamiento", defiende La Raza en cuanto a la resolución que declara la caducidad de la concesión administrativa derivada del contrato inicial de arrendamiento. Según Pedro Sánchez Cuerda, la empresa reclama la suspensión de la resolución y, alegando que allá por 1972 las concesiones demaniales "se daban por 50 años", se pide aplicar como mínimo dicho plazo o el actual de 75 años y que esta concesión expire como muy pronto en 2022, para después salir a concurso.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha invocado por su parte la regularización de los inmuebles de renta antigua como consecuencia de la aplicación de la Disposición Transitoria Tercera de la Ley de Arrendamientos Urbanos en diciembre de 2014, aseverando que "todos los informes municipales han llegado a la misma conclusión y es que es imposible prorrogar una concesión completamente caducada"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios