Ocho heridos al caer una rama de un árbol en el Alcázar

El Ayuntamiento dice que la caída de la rama fue "imprevisible y fortuita"

  • Expertos y técnicos de la investigación no descartan el calor como posible causa del desprendimiento de parte del árbol, que no presentaba pudriciones según los primeros chequeos

Varios turistas junto al árbol del incidente en el Patio del León. Varios turistas junto al árbol del incidente en el Patio del León.

Varios turistas junto al árbol del incidente en el Patio del León. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 9

A la espera del informe definitivo, el Ayuntamiento de Sevilla cree que el accidente del pasado miércoles en el Alcázar que provocó ocho heridos por la caída de la rama de un árbol fue un "episodio fortuito" e "imprevisible". Así lo confirmó este jueves el director general de Medio Ambiente, Parques y Jardines, Adolfo Fernández, que compareció junto al concejal de Hábitat Urbano y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, para aclarar el incidente. No obstante, expertos y técnicos vinculados con la investigación no descartan que el desprendimiento de la rama esté relacionado con el calor.

En total ocho personas de un mismo grupo, todos ellos vecinos del distrito Macarena, resultaron heridas cuando, antes de comenzar su visita al Alcázar, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987, mientras estaban concentrados en el Patio del León, la rama de un árbol se desprendió, cayendo sobre ellos.

Según detalló Adolfo Fernández, el accidente se produjo cuando una rama de menor grosor situada en la parte alta del árbol se desprendió por causas que aún se desconocen. Ésta cayó sobre otra, más grande, que se rompió y acabó sobre el grupo de visitantes. Según las primeras investigaciones, "el corte es limpio" y las ramas no presentan "pudriciones". El árbol, además fue objeto de una revisión hace menos de un mes, concretamente el 20 de abril. Entonces, se podaron algunas ramas, descartando cualquier riesgo en las demás, incluidas las que el miércoles se cayeron. Todo esto hace pensar, según el Ayuntamiento, que el accidente fue "un episodio fortuito".

El árbol afectado pertenece a la especie ceiba speciosao palo borracho, que fue donado por Argentina a la ciudad de Sevilla con motivo de la Exposición de 1929. Se trata de un ejemplar bastante frondoso y con el tronco repleto de púas, para protegerse de los animales herbívoros, según explicó Enrique Figueroa, catedrático de Ecología de la Universidad de Sevilla, que indica que esta especie también se encuentra en otros puntos de la ciudad como el Pabellón de Cuba o la Isla de la Cartuja.

"Los árboles son muy difíciles de predecir. Hay dos tipos de caídas. Por un lado están las previsibles, que se pueden evitar. Son aquella en las que se detecta pudrición en el árbol o la longitud de éste es excesiva. En estas ocasiones, las caídas de ramas se producen por una mala práctica. El segundo tipo son las imprevisibles. La ciencia tiene sus límites y la arboricultura tiene los suyos. Lo que ocurrió en el Alcázar estaría dentro de una zona de incertidumbre, fenómenos que aún no podemos predecir con las técnicas actuales", añadió Adolfo Fernández.

Datos sobre el árbol caído (pulse en la imagen para ampliar). Datos sobre el árbol caído (pulse en la imagen para ampliar).

Datos sobre el árbol caído (pulse en la imagen para ampliar). / Dpto. Infografía / Fuente: Elaboración propia

Este jueves por la mañana se realizó una "revisión exhaustiva" no sólo del ejemplar afectado, sino de "todo el arbolado y la vegetación del Alcázar" y se acordonó la zona del incidente y se cambio la ruta de los visitantes como medida preventiva, según explicó el delegado municipal Antonio Muñoz. Estas medidas preventivas se mantuvieron durante toda la jornada de ayer. Muñoz recordó que el Alcázar, que en ningún momento se ha cerrado al público tras el accidente, cuenta con un equipo propio y "permanente" de 22 personas, independientes al personal de Parques y Jardines, que realizan inspecciones periódicas de los árboles del monumento.

Fuentes relacionadas con la investigación no descartan como posible causa de la caída de la rama el calor. De hecho, el pasado verano, se produjeron numerosos desprendimientos en los árboles a causa de las altas temperaturas.

"2017 fue un año desastroso, el peor en mucho tiempo, se cayeron muchas ramas. Esto se debió, por un lado, a que fue un año dramático de sequía y, por otro, que llevábamos años arrastrando recortes en el presupuesto de Parques y Jardines", señaló Enrique Figueroa, asesor del gobierno local en la creación de zonas verdes. Según indica el catedrático, los árboles son "seres vivos que cogen y sueltas cosas en función de sus necesidades". En periodos en los que las temperaturas son muy altas y ante la falta de agua, los árboles se desprenden de ciertas ramas para poder sobrevivir.

"Los árboles son necesarios para la ciudad, no son ningún capricho, son sinónimos de salud, pero necesitamos gastarnos dinero en ellos para minimizar los riesgos", continuó Figueroa. "El riesgo cero no existe. Es cierto que la incidencia de accidentes de árboles es baja, pero muy llamativa e inquietante. Siempre existe un riesgo, y más en una ciudad con cerca de 300.000 árboles, pero éstos son necesarios. Lo que hay que hacer es llevar a cabo una buena política de gestión de riesgo, evaluación de los ejemplares y mantenimiento, e invertir dinero y medios", añadió Figueroa.

Ciudadanos (C's) pidió conocer el plan de previsión de revisión periódica del Alcázar y la ficha de la intervención que se realizó sobre el árbol afectado hace 25 días, además de conocer quién la hizo y qué formación tenía. "No se puede jugar con la suerte cuando está la integridad de las personas. Ésta no es la imagen que queremos dar de Sevilla cuando después se habla de turismo premium o de calidad", indicó el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Sevilla, Javier Millán.

La portavoz de Participa Sevilla, Susana Díaz, también se pronunció sobre la caída y recordó que su partido lleva "mucho tiempo" denunciando la falta de personal en el Alcázar, especialmente en jardinería y dejó claro que "no se puede tener un edificio de esas características con tan poco personal", una situación que trasladó al Patronato del Alcázar. "Llevamos tiempo pidiendo que el monumento cierre un día a la semana para descansar y por mantenimiento. Da la sensación de que para este gobierno el Alcázar es la gallina de los huevos de oro y se pueden producir este tipo de incidentes por ese abuso de querer abrir todos los días", concluyó. El Partido Popular, por su parte, prefiere esperar a conocer el informe técnico antes de pronunciarse.

Preacaución

El árbol del que cayó la rama. El árbol del que cayó la rama.

El árbol del que cayó la rama. / Juan Carlos Vázquez

El Real Alcázar abrió este jueves sus puertas en su horario habitual, aunque la zona afectada por el accidente quedó acordonada, impidiendo el paso de los visitantes por debajo de las ramas del árbol que provocó el miércoles el accidente. En la foto de la derecha, se aprecia la parte más alta del ejemplar, donde se puede ver la rama rota que quedó sujeta al árbol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios