Los Remedios del tai chi

  • Vecinos del barrio participan en un taller de aprendizaje de la milenaria terapia que reporta beneficios físicos y mentales

Patadas, giros y golpes suaves son los movimientos que hacen unas 25 personas de los barrios de Los Remedios y Triana que asisten al taller de tai chi para mayores en el Parque de los Príncipes. Es su particular coreografía matinal.

El tai chi es una terapia de salud combinada con las artes marciales, el yoga y la musicoterapia. Estas combinaciones de ejercicios proceden de la India y se popularizaron en China. Con ellas se consiguen mover todas las articulaciones del cuerpo y aprender a controlar la respiración.

Este taller tuvo su primera edición en 2001 y es coordinado por Participación Ciudadana y el distrito de Los Remedios. Aunque este taller está dirigido a públicos diferentes, desde tres años hasta los 90, Salvador José Ruiz, naturópata y monitor de la actividad, dice que "las personas que participan de esta actividad son de la tercera edad, entre los 50 y los 80 años, con problemas de salud que buscan mejorarlos".

Tal es el caso de Clemencia de la Torre, de 73 años, que comenzó a practicar el tai chi en el año 2001 a raíz de sufrir un infarto, y desde entonces su salud ha mejorado considerablemente, ya que con los ejercicios controla el colesterol y la presión arterial.

Otros llegan con el interés de salir de casa, distraerse y hacer amigos, ya que por medio del tai chi tienen la oportunidad de interactuar y conocer a otras personas. Andrés Mateos, que tiene 57 años y lleva siete en esta disciplina, comenta que asiste porque le gusta y porque le ayuda a tener el cuerpo más flexible, además de sentirse contento y tranquilo.

María del Carmen Serradilla, de 63 años, dice que lleva un año en el tai chi "por recomendación de mi médico, ya que padezco problemas en la columna y desde que participo de esta disciplina me siento muy bien, ya no me siento cansada, estoy con más vitalidad y he hecho muchos amigos". Los casos más comunes de enfermedad en los integrantes del taller son osteoporosis, artrosis, colesterol, hipertensión, párkinson y pérdida de la memoria.

Salvador Ruiz asegura que el taller se realiza en un ambiente de confianza, ya que los integrantes se le acercan y le comentan sus dolencias. En su condición de médico naturalista, le hace recomendaciones de medicamentos naturales que complementan con los ejercicios.

Para inscribirse en el taller, las personas sólo deben querer y poderse valerse por sí mismas. Es gratis para las personas que pasan de los 65 años, mientras que las que tienen menos de esa edad deben pagar una cuota de ocho euros cada seis meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios