Sevilla

Felipe VI conoce el Copero más tecnológico

  • El Rey preside un encuentro con los soldados del Regimiento de Guerra Electrónica número 32

  • Es su primera visita a la base, 16 años después de la que hizo su padre

Comentarios 1

Cuartel del Copero. Diez y media de la mañana. El Rey Don Felipe aterriza en la base. Le reciben a pie de helicóptero tres altos mandos del Ejército de Tierra, el Jefe del Estado Mayor del mismo (JEME), Francisco Javier Valera Salas; el jefe de los Sistemas de Información, Telecomunicaciones y Asistencia Técnica (JCISAT), Manuel Sasot; y el general Salas, jefe de la base del Copero.

El Rey viste el uniforme verde de camuflaje del Ejército de Tierra y lleva la boina azul que distingue a la Guardia Real. Se dirige a un estrado desde el que preside la interpretación de la marcha real y pasa revista a las tropas formadas delante de los hangares de la base. Los fotógrafos de prensa captan la escena a golpe de teleobjetivo, puesto que los han colocado a más de cincuenta metros.

Cuando el jefe del Estado se acerca, el servicio de la Casa Real retira a los periodistas a la carrera. Hay que tomar posiciones en la puerta del Regimiento de Guerra Electrónica número 32, que es la unidad que el Rey ha venido este miércoles a visitar al Copero. Minutos después aparece Don Felipe, sonriente, da los buenos días a la prensa, hace el saludo militara los soldados que montan guardia junto a la entrada del edificio y entra.

Dentro presidirá un encuentro con los responsables de esta unidad, especializada en el control del espectro electromagnético y en la interceptación de cualquier mensaje por radio u otro sistema. En eso consiste la guerra electrónica, una de las especialidades militares que más han evolucionado desde la Segunda Guerra Mundial y que más importancia han adquirido en el combate y la estrategia de defensa.

El Regimiento de Guerra Electrónica número 32 está compuesto por entre 350 y 400 personas, de las que unas 200 trabajan en el Copero. El resto está repartido entre Algeciras, Canarias y Almería. Esta unidad no suele formar parte de misiones en el extranjero, al contrario que el regimiento número 31, que tiene su sede en Madrid y sí participa en operaciones internacionales. La 32 se dedica a funciones puramente defensivas en el territorio nacional. Aún así, algunos de sus miembros sí han asistido a misiones en el extranjero como células de apoyo.

El Rey departe con los militares en el Copero. El Rey departe con los militares en el Copero.

El Rey departe con los militares en el Copero. / Antonio Pizarro

Los orígenes de este regimiento se remontan al año 1954, con la integración del Grupo de Escucha, Localización y Propaganda en el recién creado regimiento de la Red Permanente y Servicios Especiales de Transmisiones. Después de varias reorganizaciones y cambios de denominación, en 1981 había una compañía de Escucha y Localización, que pasa a llamarse en 1983 Compañía de Guerra Electrónica. No será hasta el 27 de noviembre de 1995 cuando se utilice por primera vez su denominación actual.

Don Felipe pudo comprobar las capacidades del regimiento y el compromiso de disponibilidad permanente de sus soldados. "El cumplimiento de la misión del regimiento exige una operación permanente de los sistemas de guerra electrónica en dotación, 24 horas al día, 365 días al año, en una vigilancia constante del espectro electromagnético", destaca el Ejército de Tierra sobre la unidad, en un dossier entregado a los periodistas que cubrieron la visita.

Acaba el briefing y no hay encuentro del Rey con la prensa más allá del saludo cortés y una sonrisa. En el corrillo de periodistas, eso sí, todos comentaban el vídeo difundido el día anterior del rifirrafe entre doña Letizia y doña Sofía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios