Roban tres ordenadores en los juzgados

  • Los portátiles fueron entregados por la Junta para realizar diligencias en la calle

Tres ordenadores portátiles entregados por la Consejería de Justicia a los secretarios y jueces de Sevilla han sido sustraídos en los últimos meses del edificio de los juzgados del Prado de San Sebastián. El último robo se produjo la pasada semana, cuando el secretario de un juzgado de Instrucción descubrió que habían forzado el armario de su despacho, que estaba cerrado bajo llave. En un primer momento, el responsable de la oficina no se percató de la desaparición del ordenador hasta varios días después. El portátil había sido entregado por la Junta para la realización de diligencias fuera de la sede judicial, tales como los levantamientos de cadáveres o cualquier otra que pudiera realizarse en la calle.

El robo fue denunciado el pasado 30 de enero en el juzgado de guardia, que remitió el caso a otro juzgado que, finalmente, ha acordado el archivo de la investigación por falta de autor conocido.

Éste es el tercer ordenador que desaparece en los últimos seis meses de los juzgados del edificio del Prado de San Sebastián. Los otros dos fueron sustraídos en un juzgado de lo Penal y en otro órgano de instrucción. En estos casos, las diligencias fueron igualmente archivadas porque no se pudo localizar al autor o los autores de la sustracción y todo ello a pesar de que la Policía Científica llegó incluso a buscar huellas en uno de los despachos donde se cometió el robo.

La Consejería de Justicia, que comenzó a repartir en el verano pasado los ordenadores para mejorar el trabajo de los secretarios y jueces, ya ha repuesto dos de los tres portátiles sustraídos.

Estas desapariciones vuelven a sumarse a la larga lista de delitos similares que se han llevado a cabo en los últimos años dentro del edificio del Prado de San Sebastián y que hasta el momento han quedado impunes en todos los casos. Uno de los robos más sonados fue el de las dos cintas de vídeo del caso del espionaje, en el que se investigaba la querella por injurias y calumnias que el presidente de la Junta, Manuel Chaves, presentó contra al ex presidente de la Caja San Fernando y dos periodistas después de que fuese acusado de haber ordenado la supuesta vigilancia de los ex presidentes de las cajas de ahorro sevillanas.

En la historia de los juzgados también destaca la desaparición de una serie de joyas que estaban depositadas en otros juzgados y del extraño robo que tuvo lugar a mediados de enero de 2004, cuando fue sustraído parte de un sumario relacionado con las diligencias abiertas a raíz de la detención de un vecino de la barriada de las Tres Mil Viviendas por tráfico de drogas. Además del sumario, el autor del robo se llevó una bolsa que contenía bisutería, tabaco caducado y un teléfono móvil. Los funcionarios que trabajan en los juzgados también han denunciado que les han quitado carteras con algo de dinero y hasta un equipo de música.

Después de los primeros robos, los jueces de Sevilla denunciaron fallos de seguridad en los juzgados, entre ellos que la celebración de los juicios rápidos por las tardes había posibilitado que se pudiera deambular por las distintas plantas del edificio sin que existiera un aparente control por parte de los servicios de seguridad.

La última referencia a las deficiencias que presenta el edificio del Prado de San Sebastián fue realizada el pasado enero por el juez decano, Federico Jiménez, quien en su informe anual afirmó que el inmueble "resulta manifiestamente inadecuado para la prestación del servicio público" y tiene carencias "sobradamente conocidas" en seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios