Sánchez-Cuerda renuncia como presidente de los hosteleros

  • El director del Grupo La Raza se marcha para que el conflicto que mantiene con el Ayuntamiento por la concesión del restaurante del Parque María Luisa no "enturbie" a la asociación.

El director del grupo hostelero La Raza, Pedro Sánchez-Cuerda, ha anunciado a la junta directiva de la Asociación de Hostelería de Sevilla y Provincia, su decisión de dimitir como presidente de dicha organización empresarial, al objeto de que los "difíciles momentos" que afronta su empresa no "interfieran" en la organización patronal.

En un escrito dirigido a la directiva de la Asociación de Hostelería, Sánchez Cuerda anuncia su dimisión "irrevocable" con "tristeza y dolor".

"Ante los difíciles momentos que está atravesando mi empresa y pensando que éstos puedan interferir en el normal desarrollo de las actividades diarias de la Asociación de Hostelería, así como la interlocución de nuestra asociación con las diferentes administraciones e instituciones, lo último que me gustaría es que la legitima lucha que estoy librando para defender los intereses de mi empresa pueda enturbiar en ningún caso los canales de comunicación de nuestra asociación", expone en su carta con relación a la reciente extinción de la concesión administrativa, derivada de un arrendamiento de renta antigua, de la que gozaba La Raza para explotar el restaurante de propiedad municipal de la avenida de María Luisa.

Sánchez-Cuerda, en ese sentido, desea que "el nuevo presidente pueda estar volcado completamente en la gestión diaria de la Asociación de Hostelería", aspecto que a él le "resulta más difícil en estos momentos" a cuenta del conocido conflicto derivado de la extinción de la citada concesión administrativa, toda vez que La Raza demanda que el fin de dicha concesión se fije al menos en 2022, habida cuenta de que en 1972 esa figura tenía un plazo de 50 años y fue entonces cuando comenzó el contrato inicial de arrendamiento de este espacio propiedad del Ayuntamiento. El contrato de alquiler, recordémoslo, ha sido finalmente considerado como concesión administrativa al tratarse este restaurante de un bien de dominio público y no un mero bien patrimonial.

Sánchez-Cuerda, además, defiende que "ante la difícil situación" de su negocio, no ha usado el "púlpito" de la Presidencia de la asociación para su "propio interés". "Sólo me quedan palabras de profundo agradecimiento para todos aquellos compañeros que durante estos años habéis formado parte de mi junta directiva, así como para toda la hostelería de Sevilla, por la que siempre me he sentido respaldado, y con más fuerza aún en estos difíciles momentos. Del mismo modo, quiero agradecer a las diferentes instituciones de las que la Asociación de Hostelería de Sevilla y Provincia forma parte, como son la Federación Andaluza de Hostelería, Federación Española de Hostelería, Confederación de Empresarios de Sevilla y Provincia y las diferentes asociaciones que aglutina, Confederación Andaluza de Empresarios, Cámara de Comercio e Industria, entre otras", expone en su carta el presidente dimisionario. En el mismo sentido, Sánchez-Cuerda agradece la colaboración prestada durante su mandato a "los sindicatos UGT y CCOO, la Diputación Provincial de Sevilla, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios