Sanitarios alertan del repunte de la violencia tras una agresión al 061

  • El familiar de un paciente agredió el pasado 30 de enero a un equipo de Emergencias Sanitarias que acudió para atenderles en una cafetería de Palmete

Comentarios 6

Los equipos de Emergencias Sanitarias han detectado un aumento de las agresiones contra los profesionales del SAS perpetradas por familiares de pacientes o incluso protagonizadas por los propios usuarios del Servicio Andaluz de la Salud. Un portavoz de los trabajadores del 061 explicó ayer que "lejos de ser incidentes aislados, estos ataques se vienen sucediendo cada vez con más frecuencia". Sólo en lo que va de año se han registrado cuatro agresiones graves en Andalucía (Cádiz, Málaga, Huelva y Sevilla) contra personal sanitario. A los casos de ataques físicos graves hay que añadir "las numerosas agresiones verbales que se producen casi a diario" y que habitualmente no llegan a ser denunciadas.

La última agresión ocurrió en Sevilla, en Palmete, el pasado 30 de enero. Un equipo del 061 acudió a una cafetería en este barrio para atender a un paciente en torno a las cinco de la tarde. Los profesionales de Emergencias Sanitarias llegaron al lugar ocho minutos después de recibir el aviso y encontraron al enfermo acompañado por un familiar que, "sin mediar palabra", los atacó. "Cuando el médico trató de obtener información sobre qué le había ocurrido al paciente comenzó a recibir los golpes ", concretó un portavoz del Comité de Empresa del 061. Una vez que los profesionales confirmaron que el paciente realmente no presentaba un cuadro grave, trataron de marcharse del lugar pero, al salir de la cafetería, "el agresor corrió tras ellos para volver a atacarles". La enfermera y el conductor de la ambulancia también recibieron golpes de diversa consideración. Estos profesionales alertaron a la Policía Nacional e interpusieron una denuncia por estos hechos.

Se trata de la segunda agresión sufrida por personal sanitario en Palmete en sólo siete meses. El pasado verano, el 16 de julio, un médico de familia recibió amenazas e insultos de tres miembros de una familia en el centro de salud, durante cuatro días consecutivos. Tras esta agresión, tres usuarios del centro de salud de Palmete, fueron imputados por amenazas graves. El médico de familia agredido se trasladó de centro de salud y permanece a la espera de que se celebre el juicio.

También en verano se registraron el año pasado otras dos agresiones verbales (insultos y/o amenazas) a médicos de Atención Primaria en los puntos asistenciales de La Campana y en Torreblanca. Desde el Sindicato Médico explicaron ayer que son muchos los casos de violencia en las consultas que no llegan a los tribunales por el miedo de los profesionales a sufrir posibles represalias.

Según un estudio del Colegio de Médicos, los enfrentamientos con los facultativos los cometen los pacientes en la mitad de las ocasiones (49%). Un 30% los perpetran familiares y acompañantes. En la mayoría de los casos las situaciones conflictivas están motivadas por las demoras en recibir atención médica (75%). Otras causas son las concesiones de las bajas laborales (15%) y la prescripción de medicamentos (10%). Antes estas situaciones, trabajadores y sindicatos reclaman al SAS más seguridad, así como protocolos preventivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios