turismo

Sevilla, entre las ciudades turísticas más rentables en España en 2017

  • Los ingresos por habitación disponible fueron de 67 euros en la ciudad

  • Cádiz y Málaga también entraron en este ranking

Dos turistas a los pies de la Giralda, al paso de un coche de caballos. Dos turistas a los pies de la Giralda, al paso de un coche de caballos.

Dos turistas a los pies de la Giralda, al paso de un coche de caballos. / Juan Carlos Vázquez

Cádiz, Málaga y Sevilla se encuentran en la lista de destinos urbanos más rentables turísticamente del año 2017, en función de los ingresos medios por habitación disponible (RevPar) y en términos de empleo, según el último barómetro de Exceltur. Así, Cádiz cerró el año pasado con un RevPara de 73,6 euros; Málaga con 69,7 euros y Sevilla con 67 euros.

Barcelona, San Sebastián y Palma de Mallorca fueron las ciudades que se coronaron en 2017 como los destinos urbanos más rentables turísticamente, en función del RevPar. A pesar de los atentados en Barcelona y Cambrils en agosto, de la inestabilidad política en Cataluña y del crecimiento de la oferta de viviendas de uso turístico, Barcelona cerró 2017 como el RevPar más alto (101,5 euros). Seguida de la ciudad condal se encuentra San Sebastián (91,6 euros), Palma de Mallorca (80,2 euros), Cádiz (73,6 euros), Madrid (72,4 euros), Málaga (69,7 euros) y Sevilla (67 euros).

Según se desprende del Barómetro de Rentabilidad y Empleo en los Destinos Turísticos, que analiza los 102 principales destinos turísticos españoles, 92 experimentaron incrementos en sus ingresos medios (9,4 por ciento más en el RevPar) y 101 de ellos en empleo (seis por ciento más). En conjunto se crearon 35.165 nuevos empleos en estos destinos respecto a 2016, un gran año.

De hecho, según el informe el mayor crecimiento en rentabilidad se ha registrado en los destinos urbanos (9,5 por ciento más en RevPar y seis por ciento más en empleo) que en los vacacionales (7,5 por ciento más en RevPar y 5,9 por ciento más en empleo).

No obstante, en 2017 el crecimiento descontrolado de la conversión de viviendas en alojamientos turísticos propició, según Exceltur, los brotes de contestación social hacia el turismo concentrados en Barcelona, San Sebastián, Palma, Ibiza y de manera incipiente en Madrid, Valencia y Sevilla. 

La oferta de conectividad aérea, especialmente en larga distancia, con Barcelona y Madrid a la cabeza, el auge de los precios, y la recuperación de mercados como Egipto, Túnez y Turquía que han limitado las plazas en destinos vacacionales maduros están detrás de este mayor crecimiento del que se han beneficiado las grandes ciudades.

En esta línea, el informe apunta que en destinos de Baleares, Canarias y la Costa del Sol, que en años anteriores habían recibido gran parte de la demanda prestada de destinos competidores, han desacelerado su ritmo de crecimiento e incluso con caídas en la última parte del año.

Al igual que en los destinos vacacionales, el incremento de ingresos más intenso se ha producido en 2017 en las fórmulas alojativas de menor categoría, especialmente en hoteles de tres estrellas (15 por ciento más de RevPar), cuatro (ocho por ciento más) y en menor medida cinco estrellas (5,5 por ciento más). La ocupación media sube especialmente por el tiró de Madrid, mientras que en Barcelona experimentó una caída en el promedio del año (0,6 por ciento menos).

Ralentización en Barcelona

En el último trimestre del año, coincidiendo con la inestabilidad política en Cataluña, los ingresos por habitación hotelera en Barcelona cayeron un 13,4 por ciento, según el INE, con una pérdida muy acusada en diciembre (22,7 por ciento menos del RevPar y 15,5 por ciento menos en ocupación), que se ha compensado con la evolución del resto del ejercicio.

Teniendo en cuenta que hasta septiembre el crecimiento acumulado era del 10,6 por ciento hasta septiembre, con una paulatina ralentización a un ritmo del 7,6 por ciento en ese mes, el impacto de la crisis catalana se ha dejado notar en una pérdida de 20 puntos de actividad turística.

El lobby turístico, que agrupa a una treintena de empresas turísticas, advertía en octubre que una menor actividad turística podía incidir sobre el empleo, como resultado de unas "inciertas perspectivas" para el inicio de 2018.

De cara al primer trimestre, y de cumplirse seis meses consecutivos de caídas de ingresos por encima del diez por ciento, los establecimientos hoteleros anticipaban una reducción del 8,2 de su personal respecto a los niveles de empleo de un año antes.

En esta línea, apunta que los datos de afiliación a la Seguridad Social reflejan "una ralentización" en el ritmo de creación de empleo concentrado en Barcelona en las ramas de alojamiento, restauración, comercio y ocio, pero "sin que se haya producido todavía destrucción significativa de puestos de trabajo al cierre de 2017".

En términos de empleo, en la mayoría de las ciudades analizadas la generación de puestos de trabajo vinculados se ha intensificado en las ramas vinculadas al gasto directo en destino como ocio (10,2 por ciento más), restauración (8,5 por ciento más) y comercio (5,6 por ciento más), pero también creció en alojamiento (5,9 por ciento), transporte (5,9 por ciento) y agencias de viajes (5,5 por ciento).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios