demografía

Sevilla lidera la tasa de mortalidad masculina

  • Los problemas circulatorios se siguen imponiendo a los tumores como causa de muerte

  • La calidad de vida ha reducido las cifras de fallecimientos, pero no lo suficiente para alcanzar la media española

Sevilla lidera la tasa de mortalidad masculina Sevilla lidera la tasa de mortalidad masculina

Sevilla lidera la tasa de mortalidad masculina

Comentarios 2

Sevilla tiene el dudoso honor de liderar en España la tasa de mortalidad masculina, una posición de la que tampoco anda demasiado lejos en el caso de las mujeres. Este escalafón -constatado en las estadísticas del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III- evidencia los problemas de salud de los habitantes de la capital andaluza y también su calidad de vida. Una situación que, pese a tener amplios márgenes de mejora, resulta mucho menos alarmista que hace 40 años, cuando la mortalidad en la provincia sevillana era bastante más elevada. Las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la principal causa de los fallecimientos, por encima de las oncológicas.

Los datos aportados por el referido informe -cuya última actualización corresponde a 2015- no dejan lugar a dudas. Sevilla es la provincia española donde más varones mueren al año. En total, son 706 óbitos por cada 100.000 habitantes. Llama la atención que esta tabla la encabecen provincias andaluzas y ciudades autónomas situadas en el continente africano. El segundo puesto es para Cádiz, con 697; y el tercero, para Ceuta, con 696. Hasta el noveno puesto no aparece ninguna referencia al norte, en este caso Asturias, con 652. La posición de todas ellas se mantiene muy por encima de la tasa media de mortalidad española, fijada en 595 casos por cada 100.000 habitantes. Una cifra que Sevilla supera en más de 100.

Pese a todas estas agravantes, la tasa de mortalidad varonil en la provincia se ha reducido considerablemente desde 1975, el año más antiguo del que el Instituto de Salud Carlos III posee datos. Aquel ejercicio dicha tasa quedó fijada en 1.263 muertes por cada 100.000 sevillanos. Por tanto, en cuatro décadas esta proporción se ha reducido un 44%, porcentaje que, aunque es bastante considerable, no resulta suficiente para disminuir hasta la media española. En este ranking, las provincias donde menos muertes de hombres se producen son Madrid, con 526 casos por cada 100.000 habitantes, y Salamanca, con 491.

FUENTE: Instituto de Salud Carlos III. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Instituto de Salud Carlos III. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Instituto de Salud Carlos III. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

El caso de los fallecimientos femeninos no deja de ser tampoco preocupante. Sevilla aquí deja de situarse a la cabeza, pero se posiciona como la tercera, con 409 casos por cada 100.000 habitantes. De nuevo aquí los primeros puestos son para zonas sureñas: Melilla (503) y Cádiz (533). En este ranking, de nuevo Asturias es la primera del Norte que aparece, aunque lo hace en el vigésimo puesto, con 357 casos. La tasa media española de mortalidad en las mujeres se sitúa en 348,86, esto es, una diferencia mucho menor que en el caso de los hombres en la comparativa con Sevilla. Aquí la cifra nacional sólo se reduce en medio centenar de muertes.

Las muertes en la carretera se han reducido más de un 75% en ambos sexos

También en las mujeres se constata una evolución favorable. Si en 1975 se producían 758 óbitos por cada 100.000 sevillanas, 40 años después esta ratio desciende a 409, es decir, una disminución del 46%, porcentaje muy similar a la bajada de los varones.

De estos datos se extrae que la mortalidad ha descendido bastante en la provincia de Sevilla en las últimas cuatro décadas, resultado de una mejor calidad de vida y, especialmente, de un progreso en las condiciones de salud. Para avalar esta tendencia nada mejor que comprobar la mortalidad según las causas. En esta comparativa, las enfermedades cardiovasculares continúan posicionándose como el principal motivo de los fallecimientos de los sevillanos. Estos problemas circulatorios registran un gran índice de mortalidad entre los varones. En 2015 se detectaron casi 233 casos por 100.000 habitantes. Una cifra bastante superior a la de las mujeres, que fue de 161. Tanto en un sexo como en otro, dicha mortandad ha disminuido desde 1975. Aquel año, entre los hombres, se registró una ratio de 545 muertes por cada 100.000 varones y de 364,6 óbitos por cada 100.000 sevillanas. Los descensos han sido del 57,3% y del 55,78%, respectivamente. En esta mejoría han resultado fundamentales la prácticas saludables que, a medio y largo plazo, previenen infartos y otras muertes relacionadas con problemas circulatorios.

FUENTE: Instituto de Salud Carlos III. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Instituto de Salud Carlos III. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Instituto de Salud Carlos III. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

La segunda causa importante de muerte en la provincia la constituye el cáncer. Hace dos años la tasa por esta enfermedad era de casi 210 muertes por cada 100.000 sevillanos y de 93 por cada 100.000 mujeres. La diferencia entre ambos resulta muy notoria. Prácticamente, mueren el doble de varones por problemas oncológicos. Las cifras aquí también se han reducido, aunque no al nivel de disminución de las complicaciones cardiovasculares. En los hombres ha sido del 6,5%, mientras que en las sevillanas supone un descenso más acusado: del 27,6%, cuatro veces más que el del sexo opuesto. En ambos casos, los porcentajes de disminución se mantienen por debajo de los logrados en las enfermedades de circulación, todo un síntoma del amplio margen de avance que aún queda por cubrir en este área sanitaria, donde, no obstante, cada día se progresa más en la detección y en la calidad de vida de los enfermos oncológicos.

Entre los diversos tipo de tumores analizados, el que más tasa de mortalidad registra en la provincia es el de pulmón, con 60 casos por 100.000 hombres y 10,6 en cada 100.000 mujeres. Si hasta ahora se ha hablado de una caída en las cifras, en esta ocasión ocurre todo lo contrario. Las muertes por este cáncer han aumentado durante los últimos 40 años. En los varones sólo lo ha hecho en un 1,7%, pero en las mujeres tal subida ha llegado al 52,11%, porcentaje comparativo que supera a todos los analizados hasta ahora. En este preocupante incremento mucho ha incidido el tabaquismo, contra cuya adicción cada vez más alertan las autoridades sanitarias. Habrá que esperar aún unos años para comprobar si la ley antitabaco del Gobierno de Zapatero ha tenido importantes consecuencias a la hora de reducir estas cifras. Por ahora, no parece que haya contribuido mucho a que la tasa se aminore.

Tras los tumores, las enfermedades del aparato respiratorio y las cerebrovasculares ocupan los siguientes puestos en las cifras de mortalidad. La primera de ellas tiene especial incidencia en los hombres, al suponer 85,6 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que en la segunda se reduce casi a la mitad (48).

Otra causa de muerte que no está relacionada con la salud pero que muestra una importante mejoría en este largo periodo son los accidentes de tráfico. En 1975 se producían 18,6 muertes en la carretera por cada 100.000 varones sevillanos, una tasa que en el caso de las mujeres se reducía a 5,5. Cuatro décadas después, las distintas campañas de prevención puestas en marcha por la Dirección General de Tráfico y un sistema de vigilancia con multas mucho más duras han favorecido que en el caso de los hombres la cifra sea del 4,2 y en las mujeres, del 1,2. Disminuciones que, no siendo suficientes, invitan al optimismo: del 77,42% en los varones y del 78,18% en las sevillanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios