Los efectos del temporal Los pantanos siguen aumentando sus reservas

Sevilla recupera en tres días el agua consumida desde el pasado verano

  • Los embalses que abastecen al área metropolitana suman 350 hectómetros cubicos, 38 más que antes de las precipitaciones y también por encima de las reservas que había el pasado octubre

Comentarios 9

No servirán para acabar con la sequía, pero las lluvias que han cercenado la Feria de Abril por la mitad y que han impedido la celebración de tres corridas de toros en la Maestranza han supuesto un importante alivio para las reservas de la ciudad que, a pesar de que no se encontraban una situación especialmente delicada, han recuperado los niveles que tenían incluso antes de que empezar el actual año hidrológico -el pasado mes de octubre-, con lo que la ciudad y su área de influencia puede alcanzar el nuevo verano con la misma cantidad de agua con la que terminó. E incluso podría seguir aumentando, dado que las previsiones meteorológicas dicen que la próxima semana podría entrar un nuevo frente atlántico de lluvias que, además, sería más efectivo para almacenar más agua, ya que las precipitaciones de estos tres últimos días han servido más para preparar el suelo, que estaba especialmente seco tras unos meses sin lluvias importantes.

Los cinco pantanos que abastecen al área metropolitana de Sevilla -Aracena, Zufre, Minilla, Cala y Gergal- sumaban ayer 350,41 hectómetros cúbicos de agua, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), una cifra que representa el 77,2% de la capacidad total de estos cinco embalses y que significa que Sevilla ha recuperado en este comienzo de abril especialmente lluvioso -con registros de lluvias especialmente altos en varios puntos de la provincia- toda el agua que ha consumido desde el pasado verano. Los pantanos acumulaban unas reservas de 331,46 hectómetros cúbicos el pasado 1 de octubre, inicio del año hidrológico. Estas reservas cayeron hasta los 312 hectómetros cúbicos a finales de marzo, a consecuencia del lógico consumo de la población -en torno a 11 hectómetros cúbicos mensuales- y a la ausencia de lluvias, que durante el pasado invierno fueron la mitad del registro histórico, según confirmaron desde la CHG.

Estos 312 hectómetros cúbicos de agua en los pantanos con los que comenzó el mes de abril confirma el espectacular efecto que han tenido las precipitaciones de esta semana, aunque no tanto la lluvia en sí como las escorrentías que han llegado en las horas siguientes, cuando ya no llovía. Gracias a 72 horas de lluvia, los cinco embalses han recibido hasta 48 hectómetros de agua, una cantidad especialmente elevada, equivalente a más de cuatro meses de consumo. A menos que llueva un poco más en lo que queda de primavera, Sevilla tendrá agua suficiente para afrontar el verano y llegar de nuevo al otoño con una cantidad similar a la del pasado año.

La mayor parte de estos 48 hectómetros cúbicos de agua que han llegado a los pantanos en las última horas no proceden directamente de las precipitaciones caídas en los puntos donde están situadas las presas. De hecho, el nivel de los pantanos estaba el miércoles por la mañana -después de una jornada del martes en la que estuvo lloviendo de manera ininterrumpida todo el día- en 321 hectómetros, tan sólo nueve más que antes de las lluvias, ni siquiera para un mes de consumo de Sevilla y su área de influencia.

El mayor aporte de agua ha llegado en las últimas 24 horas gracias a las escorrentías procedentes de los alrededores de los pantanos. Unos 30 hectómetros cúbicos de agua que se han repartido entre los cinco pantanos, que han aumentado en todos los casos sus reservas, con especial incidencia en el pantano de Cala, que ha aumentado en nueve hectómetros sus reservas o Zufre, que ha subido su nivel en siete hectómetros hasta alcanzar los 137,64 hectómetros, suficientes por sí solos para más de un año de consumo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios