Sevilla rompe su techo histórico y se acerca a los 227.000 parados

  • El desempleo se ha disparado en 10.000 personas en apenas tres meses

Comentarios 9

Nefastos, demoledores, desesperanzadores, desastrosos, agónicos... Los adjetivos se agotan cada mes para describir la imagen que arrojan los datos del paro en la Sevilla. La economía provincial cerró el mes de noviembre con el mayor número de desempleados de su historia, rompiendo las barreras que hasta hace poco eran psicológicamente inasumibles.

Las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo contabilizaron un total de 226.519 parados en el mes de noviembre. En sólo tres meses, se han sumado más de 10.000 nuevos desempleados a las listas. Si se echa la vista a doce meses atrás, el paro ha subido en un año en 17.618 personas, situándose desde el verano de 2010 por encima de la cota de los 200.000. Y lo que es peor, los últimos datos de crecimiento conocidos esta semana -que reflejan que la economía andaluza lleva dos trimestres estancada- y el efecto de los recortes que están por llegar en el gasto público no invitan precisamente al optimismo.

La subida del paro viene de la mano de un descenso de la afiliación a la Seguridad Social, lo que evidencia la profundidad de la destrucción de empleo. Aunque todavía hay cierto margen para alcanzar el mínimo histórico del pasado verano, el número de cotizantes descendió en un millar de trabajadores respecto a octubre, situándose en 693.288. Sin embargo, el dato más inquietante es la comparativa interanual: Sevilla cuenta actualmente con casi 13.000 afiliados menos que hace un año, lo que supone un descenso del 1,8%, y se mantiene lejos de la base de los 700.000 cotizantes.

Salvo que el comercio salve los muebles con una fuerte contratación de cara a la temporada navideña, no hay muchos visos de una recuperación ni a corto ni a medio plazo. En noviembre se formalizaron 75.488 contratos en la provincia, apenas un 0,63% más que en el mismo mes del año anterior. Esta leve variación al alza sólo es empeorada por la provincia de Granada y se sitúa muy lejos de la media andaluza, que contabilizó un crecimiento del 7,3% respecto a noviembre de 2010.

La escasa mejoría se debe a la contratación temporal, ya que el número de contratos indefinidos -que sólo suponen cuatro de cada cien- cayó casi un 28% en relación con el año anterior, lo que evidencia que el nuevo contrato fijo incluido en la reforma laboral del año pasado no está funcionando.

Ninguno de los sectores de la actividad económica se salvó de la quema. En términos porcentuales, la agricultura fue el que más sufrió el incremento del paro, con un incremento de casi el 2% en relación con el mes anterior, seguida del colectivo sin empleo anterior (+1,2%). Construcción e industria coinciden en anotarse un 0,7% más, rompiendo en el segundo la racha positiva que seguía en los últimos meses. Por último se sitúan los servicios con un alza del 0,6%, que se traducen en términos cuantitativos en 787 nuevos desempleados, casi la mitad del alza total de la provincia, debido a su mayor peso en la economía sevillana.

El drama no es sólo por el incremento del paro, sino porque la situación de desempleo se eterniza, como reflejan los datos de gasto y beneficiarios de las prestaciones, que se publican con un mes de retraso. Pese al incremento del paro, el número de perceptores de los subsidios descendió en octubre un 4,2% respecto al mismo mes del año anterior, ascendiendo a 165.265 personas. El gasto también se contrajo en un 3,7%, hasta los 115,5 millones de euros. El ahorro se debe a que los trabajadores que perdieron su empleo en los primeros compases de la crisis ya han agotado sus prestaciones sin lograr una recolocación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios