Silva asegura que la Alameda podrá estar lista en tres meses

  • El concejal del Distrito Casco Antiguo de Sevilla rechaza acortar plazos para que "las prisas no generen un incordio" y señala la intención de erradicar su "carácter nocturno"

Comentarios 10

El concejal del Distrito Casco Antiguo de Sevilla, Francisco Manuel Silva (IU), ha establecido hoy un hito temporal en la inauguración de la remozada Alameda de Hércules al asegurar que ésta podrá estar a plena disposición de la ciudadanía antes de que finalice el primer semestre de 2008, en un plazo de tres meses, si bien aboga por llevar a cabo las obras con cautela, "porque no queremos que las prisas generen un incordio".

En una entrevista concedida a Europa Press, Silva ha hecho suyas las palabras del portavoz municipal de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, al aseverar que "la Alameda se acabará cuando se acabe". Y es que, según el edil, un proyecto urbanístico como éste, con el que se pretende "construir ciudad", ha sido "muy consensuado" y se quiere evitar en todos los casos que "por acortar plazos acabemos generando una insatisfacción".

Así, el también concejal de Juventud y Deportes destaca el proceso participativo, con especial incidencia en colectivos tales como 'La Alameda que te gusta', que ha llevado a la actual configuración de este histórico espacio de la capital hispalense, asegurando que "sería terrible y muy irresponsable malograr toda esa intención de consenso y trabajo de desarrollo que han llevado a que la Alameda sea un lugar vivo incluso antes de que se inaugure".

"Queremos hacerlo bien porque no queremos dejar a nadie fuera, y por ello estamos intentando darle el mejor remate posible", puntualiza Silva, que también se ha referido al compás de espera que los hosteleros de la zona mantienen sobre la configuración del mapa de veladores en el lugar, y que podría resolverse con una reunión convocada entre las partes después de Semana Santa.

En este sentido, el edil de IU recuerda la existencia de un acuerdo entre el sector de la restauración y la Gerencia de Urbanismo, por el cual "se limitan las posibilidades de colocar veladores estableciendo que estos estarán pegados y orientados a las fachadas de los locales". Ello dejaría el pasillo central expedito para el tránsito peatonal, a excepción de los dos quioscos centrales que cuentan con concesión administrativa, indica.

Erradicar su "carácter nocturno"

Por último, Silva también se ha pronunciado sobre la aplicación de la Ley Antibotellón en la Alameda, recalcando que la regulación sobre los locales y sus horas de cierre es "muy estricta", con la finalidad de no generar "presión social" al respecto.

La situación ha mejorado mucho en la zona, exone el responsable político del Distrito Casco Antiguo, algo que achaca, al margen de la "correcta" aplicación de la normativa, a la "luz y taquígrafos" de que han gozado las intervenciones en la Alameda, así como a actividades alternativas como jornadas de rol en el centro cívico Las Sirenas o conciertos en salas del lugar.

"Deseamos una Alameda ocupada, pero estamos hablando con Cultura y otras delegaciones para que la Alameda no sea un aparcadero o un espacio de gente en período nocturno, sino un espacio diurno", señala, apostillando que el desplazamiento detectado por el Ayuntamiento de los 'botellones' del casco antiguo a otras zonas de la ciudad "no es casualidad, sino causalidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios