Funeral Misa en la capilla de la Real Maestranza de Caballería

"Sonrió hasta el último día"

  • El sacerdote Sanchez-Dalp elogió ayer "la categoría humana y la belleza interior" de Manuel Roca de Togores · La Casa Real envió un telegrama de pésame a la familia

Comentarios 0

La capilla de Nuestra Señora del Rosario de la Real Maestranza de Sevilla, en el Paseo de Colón, acogió ayer por la tarde el funeral por la muerte de Manuel Roca de Togores, Conde de luna, ex teniente de hermano mayor de la Real Maestranza y promotor de la Federación de Regantes del Guadalquivir, que contó con la asistencia de decenas de maestrantes y de personas del mundo empresarial, de la política y de la cultura sevillana.

La misa fue oficiada por los sacerdotes Manuel Portillo e Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp. El segundo destacó en la homilía la fuerza y la fe con que Manuel Roca había llevado durante años la enfermedad que le quitó la vida cuando contaba 60 años, precisamente el mismo día de su aniversario de bodas. "Él luchaba todos los días porque amaba la vida y mucha vida nos ha dado a todos los que compartimos con él. Hasta el último día estaba sonriendo", afirmó el cura Sánchez-Dalp, que conocía bien a la familia del fallecido.

Ante un público que abarrotaba la capilla y el vestíbulo de entrada, incluso hasta llegar a la calle, el sacerdote -ex pregonero de la Semana Santa- elogió "la calidad, la categoría humana y la belleza interior" que tenía Manuel Roca, y añadió a los presentes que él mismo podía certificar "su amor a su mujer, a su familia y amigos y a Dios, porque en Él puso su esperanza hasta el último día".

En la homilía también recordó la figura de San Francisco Javier -a propósito de su onomástica ayer- en referencia a lo que caló en la vida del santo el pensamiento de Ignacio de Loyola "¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si se pierde a sí mismo?". En este sentido, Sánchez-Dalp aseguró que Manuel Roca tuvo también empeño en no quedarse sólo en el mundo terrenal "porque cuando se daba, lo hacía por entero (...) Su muerte y su vida no han sido en vano. Ha dado el cientouno por cien", recalcó.

Dirigiéndose a la esposa, Cristina Lora Márquez (hija del conde de Colchado) y a sus dos hijas Mencía y Cristina, el sacerdote sostuvo: "Habéis tenido un gran hombre en vuestra casa, un excelente señor y un excelente marido y amigo".

Al final de la ceremonia, el padre Manuel Portillo leyó un telegrama de la Casa Real donde los Reyes de España se unían al dolor de la Real Maestranza y daban su sentido pésame por la muerte del conde de Luna.

Entre otras personalidades, al funeral asistieron Alfonso Guajardo-Fajardo, teniente de hermano mayor de la Real Maestranza de Sevilla, y políticos como la senadora Soledad Becerril; el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín; el rector de la hispalense Miguel Florencio; Javier Arenas, presidente del PP andaluz; Juan Ignacio Zoido, portavoz del PP municipal, y los concejales Rosamar Prieto-Castro y Alicia Martínez.

También acudieron la Duquesa de Alba acompañada por su hijo, el duque de Huéscar; Nati Abascal; los modistos Victorio y Lucchino y el ganadero y rejoneador Rafael Peralta. Del mundo empresarial, los empresarios Rafael Juliá y Gonzalo Madariaga, el abogado Alfredo Álvarez-Tello y el arquitecto Ramón Queiro.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios