Sevilla

Suma y sigue de los accidentes contra las barreras del carril bus

  • Movilidad mantiene sin cumplir la promesa de retirarla por su alta siniestralidad: 50 choques por año

Comentarios 2

El anuncio -que aún sigue en clave de promesa- de la retirada del modelo actual de separadores de hormigón del carril bus hecho público en diciembre del pasado año por la Delegación Municipal de Movilidad no ha dado tregua a la estadística. Ayer, un nuevo vehículo se empotró contra los separadores que delimitan el carril de uso exclusivo del transporte público. Esta vez sucedió en el Paseo de Colón, casi a la altura de la Maestranza, donde a mediodía de ayer un turismo rojo quedó suspendido en la barrera justo en el cruce con la calle Adriano. La ausencia de señalización, tanto horizontal como vertical y la estrechez de los carriles de tráfico son claves en la escalada de accidentes de tráfico registrados en el núcleo urbano de Sevilla desde la instalación en 2005 de estos separadores, primero realizados en fibra de vidrio y después en hormigón armado, ambos anclados a la calzada con tornillos.

El pasado año, medio centenar de coches impactaron contra estas barreras, tanto las realizadas en fibra de vidrio como en hormigón y hierro, si bien estas últimas son bastante más peligrosas tanto para los conductores y ocupantes del vehículo como para los automóviles, que quedan prácticamente inutilizables con el cárter y el radiador destrozados como consecuencia del choque del bajo con la barrera.

La media mensual de accidentes contra la barrera del carril bus creció el pasado año de los tres iniciales a los cinco a final del ejercicio. Ello obligó al delegado municipal de Movilidad, Francisco Fernández, a avanzar un plan de eliminación de las barreras de hormigón por otro diseño que provoque menos daños a los vehículos así como a ampliar la anchura de los carriles y a dotarlos de señalización, todo ello enmarcado en el plan de instauración del sentido único en las grandes avenidas de la capital.

La entrada a la Ronda Histórica desde Resolana es uno de los lugares más conflictivos por el estrechamiento de los tres carriles de circulación a dos. Lo mismo ocurre en Recaredo a la altura de la Puerta de la Carne. En los últimos meses hubo accidentes en Menéndez y Pelayo, Torneo, Paseo de Colón y avenida de San Francisco Javier. Tanto la Policía Local como el colectivo de taxistas y los delegados de prevención de Tussam han alertado de la peligrosidad de los separadores del carril bus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios